Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las autoridades sudanesas afirman que no se pagó rescate por los rehenes alemanes

Los dos cooperantes alemanes (no se ha facilitado su nombre) liberados son recibidos por el embajador alemán Rainer Eberle (d) a su llegada a Jartum este martes. EFEtelecinco.es
EL Gobernador de Darfur del Sur, Abdelhamid Musa Kasha, afirmó hoy que los dos rehenes alemanes liberados esta mañana en esa región del oeste de Sudán fueron puestos en libertad sin el pago de un rescate.
En un comunicado, Kasha explicó que él mismo se reunió hoy en Niyala, capital de Darfur del Sur, con los dos cooperantes, secuestrados el pasado 22 de junio, y que se encuentran en buen estado de salud.
Los liberados, de 34 y 52 años, fueron secuestrados a punta de pistola en pleno centro de Niyala por un grupo armado desconocido, que, según Kasha, pidió un rescate.
Según Kasha, los ex rehenes, que trabajan para la ONG germana Technisches Hilfswerk (THW), viajarán esta noche de Niyala a Jartum, donde recibirán un examen médico en un hospital.
La liberación de los dos cooperantes coincide con un nuevo secuestro en Darfur, donde un helicóptero ruso con cuatro pilotos de esta nacionalidad y cinco pasajeros sudaneses a bordo fue raptado ayer por grupos rebeldes de la zona, informó hoy el Ministerio de Exteriores de Rusia.
El Ministerio agregó que el helicóptero, de la compañía aérea rusa UTair, efectuaba un vuelo de servicio para la misión de paz conjunta de la ONU y de la Unión Africana en Darfur (UNAMID).
Las autoridades sudanesas todavía no han confirmado ni desmentido este último secuestro.
Desde que la Corte Penal Internacional (CPI) emitió el 4 de marzo del 2009 una orden de detención contra el presidente sudanés, Omar Hasan al Bachir, por crímenes de guerra y de lesa humanidad en la región han aumentado los secuestros de trabajadores humanitarios.
El pasado día 12, ese tribunal decidió una segunda orden de detención contra Al Bachir por tres cargos de genocidio.
La guerra en Darfur, que estalló en 2003, ha causado ya al menos 300.000 muertos y ha obligado a 2,7 millones de personas a abandonar sus comunidades de origen, según datos de la ONU.