Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La aviación israelí derriba un edificio de 13 plantas en Ciudad de Gaza

Benjamin Netanyahu había asegurado que Hamás pagaría un alto precio por el asesinato el pasado viernes de un niño israelí de cuatro años, a quien ya han enterrado sus padres entre grandes muestras de dolor. El primer ministro de Israel advierte de que la ofensiva contra Gaza podría prolongarse hasta el próximo mes. El último gran golpe, a un edificio de 13 plantas que se desplomó ante la aterrorizada mirada de sus vecinos. Las 44 familias que vivían allí lo abandonaron a tiempo, ya que horas antes el ejército isarelí había lanzado octavillas lanzado desde el aire e incluso  llamó por teléfono a algunos inquilinos. Sin embargo, 17 personas resultaron heridas en la demolición, que Israel justifica alegando que en el edificio Hamás camuflaba su centro de mando.