Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 200 belgas han ido a combatir a Siria y más de 20 han perecido ya allí, según el Gobierno

Más de 200 ciudadanos de origen belga han ido a combatir a Siria y más de una veintena de ellos habría perecido ya allí combatiendo en su mayoría en las filas de los grupos rebeldes "más extremistas" contra el régimen de Bashar al Assad.
El minitro de Exteriores belga, Didier Reynders, se ha mostrado convencido de que el número de belgas desplazado a Siria para combatir "han superado los 200" y "más de una veintena ya han muerto en Siria" en declaraciones a la radio RTL.
"Más de una veintena ya han muerto en Siria y lamentablemente la mayoría están en las filas de grupos más extremistas, incluido en el Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS)", ha explicado el jefe de la diplomacia belga, que ha calificado al grupo de "radical".
Reynders ha avanzado que "un número bastante grande" de combatientes procedentes de Bélgica "ya han regresado y han sido objeto de una vigilancia judicial" sin ocultar "el peligro muy grande" que representan a su regreso. "Estamos al menos tan preocupados por su regreso como por su salida", ha admitido. Algunos han ido interceptados en Turquía.
Entre 1.500 y 2.000 ciudadanos europeos o residentes en la UE han viajado a Siria a combatir al régimen del presidente Bashar al Assad, la mayoría afiliándose a grupos terroristas, según las cifras que manejaban en diciembre los ministros del Interior de los Veintiocho.
Los ministros del Interior de la UE acordaron el pasado 5 de diciembre reforzar la cooperación para evitar que lleven a cabo ataques terroristas a su vuelta y se comprometieron a explorar medidas para mejorar la prevención, el intercambio de información para detectar estos viajes a Siria y la colaboración con países de la zona, en particular Turquía, Túnez y Marruecos.
Los Estados miembros siguen estudiando la posibilidad de tipificar como delito viajar al extranjero para la yihad, tal y como ha hecho ya Francia.