Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los bombardeos israelíes han causado daños por valor de más de 3.700 millones de euros

La operación militar israelí sobre la Franja de Gaza ha dejado en el último mes daños en viviendas e infraestructuras valorados en más de 5.000 millones de dólares (más de 3.700 millones de euros), según un balance aproximado del Gobierno gazací.
El ministro de Trabajos Públicos de la Franja, Mufeed al Hasayné, ha asegurado a la agencia de noticias Maan que Israel ya ha destruido completamente unas 10.000 viviendas y parcialmente otras 30.000 desde el inicio de la operación 'Margen Protector', el pasado 8 de julio.
Al Hasayné ha cifrado en 5.000 millones de dólares los costes de la reconstrucción, "sin incluir posesiones como muebles o coches". Los incesantes bombardeos israelíes han destruido edificios tanto de la población como de la Administración civil, así como comisarías e inmuebles de las fuerzas de seguridad, entre otros.
También han quedado inutilizables los contenedores de combustible que suministran gasóleo a la planta energética de Gaza, según Al Hasayné, que ha cifrado en 25 millones de dólares los costes de estos tanques. Además, según el Gobierno, Israel también ha "destruido" el 70 por ciento de los pozos de agua.
El ministro, que ha admitido que los daños aumentarán conforme prosiguen también los bombardeos, ha afirmado que Shujaia, Beit Hanoun y Abasan son las zonas más afectadas. Los trabajadores del Gobierno de la Franja se han quedado especialmente "impactados" con el caso de Shujaia, un barrio de la ciudad de Gaza donde "el 60 por ciento de las casas están completamente destruidas".
La ONU calcula que 485.000 personas han tenido que abandonar sus hogares desde que comenzó la ofensiva. Muchos de ellos han podido regresar aprovechando las escasas treguas humanitarias y, a su vuelta, se han encontrado sus viviendas seriamente dañadas por los bombardeos, según Maan.