Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 68% de los brasileños apoya el 'impeachment' contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff

El 68 por ciento de los brasileños está a favor del 'impeachment' --también conocido como juicio político-- contra la presidenta del país, Dilma Rousseff, proceso que ha arrancado este viernes con una primera sesión de la comisión especial que se encargará de decidir sobre su validez.
Esta cifra se extrae de la encuesta elaborada por 'Datafolha' para el diario brasileño 'Folha de S.Paulo', publicada este sábado, que indica, además, que dos de cada tres ciudadanos --concretamente, el 65 por ciento-- creen que Rousseff debería abandonar la presidencia.
Los datos de este último sondeo, elaborado entre el 17 y el 18 de marzo con las respuestas de 2.794 personas, muestran que el apoyo al proceso contra la presidenta ha crecido, en tan sólo un mes, ocho puntos. También ha caído significativamente el porcentaje de brasileños que apoyan a la presidenta, ya que sólo el 27 por ciento se declaró en contra del 'impeachment', cifra que en febrero era seis puntos superior.
Después de meses de incertidumbre, el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, anunció la apertura de este juicio basándose, de entre las numerosas solicitudes que había recibido, en la presentada por los juristas Miguel Realle Júnior y Hélio Bicudo, que se apoya en irregularidades contables durante su mandato.
En este contexto, la percepción de los brasileños sobre la administración de Rousseff no es tampoco favorable: según este sondeo, el 69 por ciento de los ciudadanos cree que ha sido mala o pésima.
Además de las de Realle y Bicudo, también hubo numerosas denuncias que solicitaban apartar a Rousseff del cargo por la trama de cobro de sobornos a cambio de contratos públicos de Petrobras, pero de momento no hay pruebas sólidas que lo justifiquen.