Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los brasileños asumen la victoria de Rousseff y ya votan pensando en el segundo turno

Eleciones BrasilEFE

Más de 142 millones de brasileños están votando este domingo para elegir presidente. La actual presidenta y candidata por el Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, tiene prácticamente asegurada la victoria, por lo que a la salida de los colegios electorales el principal tema de conversación gira en torno de quién tendrá que enfrentarse a ella en el segundo turno; si Aécio Neves (Partido de la Social Democracia Brasileña) o Marina Silva (Partido Socialista Brasileño).

En la escuela municipal Roma, a pocos metros de la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, el ambiente a media mañana era el de típico ajetreo en día de elecciones. La mayoría de los electores asumía la victoria de Rousseff. Entre los más optimistas estaba Joana Darque, que actuaba como delegada del PT. En declaraciones a Notimérica/EP ha remarcado que la actual presidenta es la que más ha hecho "por los más necesitados", por lo que lo más justo sería que no hubiera segundo turno: "Estoy segura de que hoy se decidirá todo", ha confiado.
Sin embargo, aunque Rousseff tiene asegurada la reelección según todas las encuestas, también es muy probable que tenga que enfrentarse al segundo turno el próximo 26 de octubre, porque es difícil que se lleve más del 50% de los votos. La incógnita es quién ocupará el segundo lugar.
Silva tenía hasta hace poco esa plaza asegurada, pero en los últimos días no ha dejado de perder votos, mientras que Neves ha remontado. Los últimos sondeos de este sábado daban a Rousseff entre un 44% y un 46% de intención de voto, seguida de Neves, con un 26% y Silva, con un 24%.
La drástica caída de Silva en las encuestas es uno de los temas más comentados. "Creo que el crecimiento tan espectacular que tuvo al principio se debió un poco a la conmoción por la muerte de Eduardo Campos [el anterior candidato socialista], pero pasada esa conmoción el electorado se lo ha pensado mejor", consideraba Paulo Lima, de 44 años y natural de Río de Janeiro.
"Marina está muy débil políticamente. No tiene estructura para comandar el país", argumentaba Valdene Souza, de 76 años, añadiendo que no es lo mismo ser senadora o ministra que presidenta. Souza confiesa que tiene unas preferencias curiosas: en el primer turno ha votado a Neves porque cree que es el "mejor", pero en caso de que éste se enfrente a Rousseff en el segundo turno dará su voto a la actual presidenta, a pesar de que tienen idearios políticos totalmente opuestos.
Walter Pereira dos Santos trabaja en el sector de la construcción naval en Río de Janeiro y reconoce que el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva reactivó el sector, pero no ha votado al PT porque considera que Brasil necesita un cambio. "Todo está parado; el trabajo, las inversiones... Además no sé si Dilma es capaz de hacer las reformas que el país necesita, veo más firme a Aécio", confesaba.
En su opinión, Rousseff repetirá mandato gracias a las personas de rentas más bajas, que no quieren perder los "beneficios" adquiridos con el PT. Las políticas de redistribución de renta del actual Gobierno, como el programa 'Bolsa Familia', han sacado a millones de personas de la pobreza, pero no son pocos los que, como Pereira, consideran que hay "un nivel de aco moda ción muy preocupante". Lo mismo piensa Suelen, que a sus 81 años dice ya no confiar en nadie. "Brasil está peor que nunca, hay una confusión total. Yo voto nulo", ha dicho rotunda.
OTRAS OPCIONES
Entre los más jóvenes, el Partido Socialismo y Libertad (PSOL) se lleva buena parte de los votos, como explicaba Rafael, destacando que su líder, la candidata Luciana Genro, ha colocado en la campaña electoral temas olvidados por los candidatos mayoritarios, como el matrimonio homosexual y la legalización del aborto. Genro, situada a la izquierda del PT, ha sido una de las sorpresas de la campaña y una revelación en los debates televisados.
Entre todo el marasmo de candidatos y papeletas, tres amigos rompían la uniformidad del colegio electoral ataviados con narices rojas de payaso y un cartel del 'Partido de los Sueños'. A la salida de la votación pedían a los electores que les confesaran cuál era su sueño. "Pensamos que estimulamos algo positivo en las personas. Nuestra motivación para hacer esto es el amor", aseguraba Daniela, una de sus integrantes.
La primera mitad de la jornada electoral se ha desarrollado sin incidentes destacados. Con el uso de las urnas electrónicas consolidado desde hace años, la principal novedad de estas elecciones ha sido la puesta en marcha del sistema biométrico. Así, los votantes se identifican por medio de sus huellas dactilares, lo que en principio dificulta el fraude.
Este sistema se ha implantado en 762 municipios y lo usarán a 21,6 millones de votantes, el 15% de los electores. En Niteroi, ciudad vecina de Río de Janeiro, la confusión inicial con el uso del nuevo sistema ha provocado largas colas, lo que ha hecho que algunos votantes hayan desistido o hayan decidido volver a intentarlo por la tarde.