Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una británica condenada por envenenar a su ex amante con 'la madre de los venenos'

Las últimas palabras de Lakhvinder Cheema, de 39 años, fueron las que intercambió con los servicios de emergencia por teléfono. El hombre llamó pidiendo ayuda para él y su novia, Gurjeet Choongh, de 21 años, afirmaba haber sido envenenado por su ex novia y no estaba equivocado.
Lakhvir Singh, británica de 45 años, no pudo soportar que su ex amante, con el que había estado durante 16 años, se casase con otra mujer y mucho más joven que ella.
"La madre de todos los venenos"
Movida por los celos y la furia fue a casa de Cheema y echó en el curry acónito, más conocido como "la reina de los venenos". Se trata de uno de los venenos más mortales y este caso es el primero en Inglaterra desde 1882.
Los efectos fueron casi inmediatos. Lucky comenzó a no sentir su cara, y que todo se ponía oscuro. Y aunque fue trasladado rápidamente, fallecía a la hora de llegar al hospital y a Choongh se le indujo un coma durante dos días mientras los doctores identificaban el veneno y le suministraban el antídoto.
Gurjeet, narró a la Corte Criminal que Lucky le dijo que no se encontraba bien, "tengo la cara entumecida y cuando la toco no siento nada", explicó. Ella tomó una ducha y comenzó a sentir los mismos síntomas.
"Todo se ponía oscuro, no podía ver"
"Dijo que todo parecía que se ponía oscuro. No podía ver y empezó a perder la sensación en el cuerpo", explicó la joven, "yo empecé a sentir lo mismo. Me comencé a sentir mareada. Me resultaba difícil pararme. Me dolía el estómago", agregó.
Sus declaraciones han permitido que la Corte Criminal de Londres declarase culpable a Lakhir del asesinato de su amante, aunque inocente del intento de asesinato de su rival. El veneno de los celos era sólo para él.