Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tropas británicas entregan su última base en Afganistán al Ejército afgano

El Ejército británico ha entregado este sábado la base de Camp Bastion (Helmand, sur), a las autoridades afganas, con lo ponen además fin a las operaciones de combate después de trece años y 453 militares muertos.
El inicio de la última fase de la retirada se ha escenificado con una ceremonia en la que han estado presentes representantes británicos, afganos y estadounidenses en la que se ha izado por última vez la bandera británica y se han escuchado los himnos de los tres países.
Camp Bastion ha sido el principal centro de operaciones militares británicas en Afganistán desde 2006, pero "antes de Navidades" los soldados estarán de vuelta en casa, ha explicado el ministro de Defensa británico, Michael Fallon en declaraciones a la BBC.
En el país centroasiático quedarán "unos cientos" de militares para ayudar en la formación de oficiales del Ejército afgano, pero ha asegurado que no hay vuelta atrás en la retirada. "No vamos a volver a enviar tropas de combate a Afganistán, bajo ninguna circunstancia", ha apostillado.
Fallon ha reconocido que "se han cometido errores" desde el punto de vista militar, aunque también ha destacado los logros obtenidos desde la llegada de las tropas en 2001, con la invasión que derrocó al régimen de los talibán.
Reino Unido ha llegado a tener unos 10.000 militares y 137 bases en el punto álgido de la ofensiva contra los talibán, en 2009. "Es evidente que las cifras no eran adecuadas al principio, que el material no era lo bastante bueno al principio y que hemos aprendido muchísimo de la campaña", ha argumentado Fallon.
El ministro ha destacado que la misión ha servido para "aportar a Afganistán las mejores opciones posibles para un futuro estable". "El enorme sacrificio ha sentado las bases de unas fuerzas de seguridad afganas fuertes, proporcionado un contexto de seguridad que ha hecho posible la primera transición democrático de poder de la historia del país y ha impedido que éste se convirtiera en una lanzadera de atentados en Reino Unido", ha añadido Fallon.