Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tropas británicas niegan haber mutilado cadáveres de insurgentes en Irak

Las tropas británicas han negado este martes haber mutilado los cadáveres de varios insurgentes tras los combates registrados los días 14 y 15 de mayo de 2004 en los alrededores de la localidad de Majar al Kabir, según ha informado el diario británico 'Express'.
El coronel Adam Griffiths ha sostenido durante su comparecencia ante el tribunal que investiga estas acusaciones que no ha visto pruebas que sugieran la mutilación de los cuerpos y ha agregado que las acusaciones son "infundadas" y que están destinadas a desacreditar a las tropas extranjeras.
"No creo que ninguno de nuestros soldados haya mutilado un cadáver. Ni vi entonces ni he visto desde entonces ninguna prueba que respalde esta posibilidad", ha manifestado.
"Creo que los rumores son infundados y que están provocados por una combinación de la ignorancia de la población local y de las heridas traumáticas que se pueden sufrir durante un combate, así como de la desinformación difundida por los insurgentes para dañar la imagen de las tropas de la coalición", ha añadido.
Griffiths era el comandante de la Compañía B Primer Batallón de Argyll y Sutherland Highlanders y encabezaba el grupo de tropas británicas que fueron emboscadas cerca de Majar al Kabir.
Asimismo, ha reconocido que, pese a que consideró "muy inusual" que se trasladaran los cadáveres de los insurgentes a la base, pensó que habría una buena razón. Además, ha argumentado que no vio que ninguno de los cuerpos presentara heridas inconsistentes con las heridas sufridas en el campo de batalla.
La comisión de investigación fue establecida en 2009 y se espera que en los próximos meses comparezcan un total de 200 testigos militares. En los últimos meses han aumentado las críticas al Gobierno por el incremento de los costes del organismo, que asciende a 19 millones de libras (alrededor de 22,5 millones de euros).