Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un ministro británico defiende medidas ante el "anegamiento" de ciudades enteras por los inmigrantes

El ministro de Defensa británico, Michael Fallon, ha defendido este domingo la adopción de medidas legales para impedir la inmigración desde países de la UE porque hay ciudades del país que están "anegadas" por inmigrantes que abusan de los servicios públicos.
Fallon respondía así a un artículo publicado este domingo en el que la canciller alemana, Angela Merkel, expresaba su oposición a una modificación al principio de libertad de movimiento de trabajadores dentro de la UE.
"Los alemanes aún no han visto nuestras propuestas y nosotros tampoco hemos visto nuestras propuestas ya que están siendo elaboradas en estos momentos para ver lo que podemos hacer para evitar que localidades y comunidades enteras se vean anegadas por los inmigrantes", ha afirmado Fallon en declaraciones a Sky News.
"Hay regiones de Reino Unido, sobre todo en la costa oriental, hay pueblos que se sienten asediados por la gran cantidad de trabajadores inmigrantes y la gente que pide ayudas y está bien que lo estudiemos", ha añadido.
El tono del gobernante Partido Conservador se ha endurecido en los últimos meses tras el avance del xenófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP), vencedor de las pasadas elecciones al Parlamento Europeo, y recuerda al empleado por los conservadores durante la época de la primera ministra Margaret Thatcher.
Las palabras de Fallon han sido condenadas de inmediato por el ministro de Energía, Ed Davey, del socio minoritario del Gobierno de los conservadores, el Partido Liberal Demócrata. "Cuando hablamos de inmigración tenemos que utilizar un lenguaje responsable", ha afirmado en el mismo programa de Sky News donde ha intervenido Fallon.
Desde la oposición, el portavoz de Asuntos Exteriores del Partido Laborista, Douglas Alexander, ha afirmado que las palabras de Fallon son un reflejo de "la desesperación del Partido Conservador". "Tienes que ser siempre responsable con las palabras utilizadas para hablar sobre inmigración. Por supuesto que hay problemas, lo reconozco, pero creo que así formas parte del problema", ha argumentado.
"Tenemos un Gobierno que invierte más tiempo en negociar con sus diputados ordinarios que con otros dirigentes europeos", ha añadido Alexander. "La verdad es que si vas continuamente mirando por el retrovisor de tu coche, lo más normal es que te estrelles y creo que ahora mismo (el primer ministro) David Cameron tiene tanto miedo de los problemas internos sobre inmigración y del ascenso electoral del UKIP que creo que está abandonando a Reino Unido", ha explicado.
Precisamente desde el UKIP, su portavoz sobre inmigración, Steven Woolfe, ha pedido "un debate serio" sobre "el espectro de la inmigración masiva" y sus consecuencias para los trabajadores peor remunerados y menos cualificados. "El Gobierno recurre a un lenguaje extremista. ¿Se pueden imaginar lo que habrían dicho si nosotros hubiésemos dicho algo así?", ha apelado.