Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Los cambios con Obama no van a ser revolucionarios"

Rafael Calduch, catedrático de Relaciones Internacionales.telecinco.es
1. ¿Considera que Barack Obama será mejor presidente que George Bush? 2. Uno de los grandes quebraderos de cabeza para Bush fue la guerra de Irak, iniciada en 2003 y que aún colea. ¿Cree que Obama cumplirá su promesa de retirar a las tropas en 16 meses?

Por lo menos va a ser un presidente con mayor capacidad para tener en cuenta a la opinión pública y va a respetar más las negociaciones que se lleven a cabo en el ámbito interno y externo.

Además, va a haber un cambio en la forma de hacer política. No hay más que ver cómo ha formado a su gabinete, contando incluso con la que fue su rival en las primarias, Hillary Clinton.

Ahora que en cuanto a resultados ya no tengo tan claro que vayan a ser realmente revolucionarios, como la gente espera.



Creo que él tiene la intención de retirar las tropas de ese país, el problema va a ser si va a poder cumplir con esa retirada porque eso depende de otros muchos aspectos que hay que tener en cuenta.

Por ejemplo, habrá que ver si los palestinos y los israelíes consiguen alcanzar un acuerdo o si el resto de países que se encuentran en Irak (porque hay que recordar que no está Estados Unidos solo) respalda su decisión.

Por esto puede que, en el fondo, no cambien tanto las relaciones entre Europa y Estados Unidos con respecto al mandato que llevó Bush. Soy más escéptico en este sentido.

3. ¿Cómo será la relación que mantendrá ahora Estados Unidos con Cuba?

Se llevarán a cabo una serie de medidas. Ejemplo de ello es que Obama anunció hace poco que iba a levantar las restricciones para que los cubanos puedan entrar en Estados Unidos, pero esto no significa que Cuba vaya a hacer lo propio con los americanos que quieran viajar a la isla.

Lo que, sin duda, habrá es una mayor participación, se tendrá más en cuenta a la opinión pública y habrá más bilateralidad.

4. Y con respecto a España, ¿cómo cree que serán las relaciones entre ambos países?
Existirá un mayor contacto, y a más alto nivel, con el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y con el Rey. Pero, en realidad, no van a cambiar prácticamente las relaciones entre ambos.

Y esto va a ser así porque, salvo las entrevistas personales que hayan podido mantener o dejar de mantener (entre Zapatero y Bush), lo cierto es que la cooperación siempre se ha desarrollado sin mayor dificultad.

Cuando Obama haga su gira por Europa, uno de sus destinos será España pero que nadie espere que se consigan unas condiciones especiales.

5. ¿Cumplirá con todas las promesas que llevó a cabo durante su campaña?

Sí, aunque algunas de ellas las va a tener que posponer. Esto va a ocurrir, por ejemplo, con el cambio energético que se propone llevar a cabo para respetar el medio ambiente.

Y es que ahora el principal problema que tiene Estados Unidos es la crisis económica en la que se encuentra sumido. Tiene que hacer lo que sea necesario para salir de esta recesión.

Aunque esta no sólo depende de Estados Unidos. Pensar así sólo puede conllevar problemas y terminar en la actual crisis. La solución exigirá mucha negociación porque existe una gran interdependencia entre países.

Pero las promesas que ha hecho las cumplirá, por lo menos se le verá con la intención de llevarlas a cabo.
Otro ejemplo de ello es el problema de los inmigrantes ilegales. Ahora mismo no va a rebajar los niveles de exigencia para que entren por el paro tan elevado que tiene el país, pero su equipo mostrará una mayor capacidad de diálogo que el anterior gobierno.
6. Los más agoreros ya vaticinan el final trágico de Obama a través de un atentado. ¿Cuál es su opinión?

Seguro que atentarán contra él, pero no será ni tan espectacular, ni tendrán el éxito que con, por ejemplo, Kennedy.

Aunque tampoco conozco a ningún presidente que no haya sido amenazado.

Pero bueno, las medidas de seguridad con las que cuentan hoy en día y el hecho de que los grupos ultras (que salieron en los medios anunciando su asesinato) ya no tengan tanto peso como entonces, evitarán el trágico final.