Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los niños sirios del campamento jordano de Zaatari no podrán ir a la escuela pública

El ministro de Educación de Jordania, Ayman Barakat, ha anunciado que los niños de nacionalidad siria que residen en el campamento de refugiados de Zaatari no serán aceptados en las escuelas públicas del país fuera del campo, al tiempo que ha anunciado que se construirán instalaciones --financiadas por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)-- para que puedan recibir las lecciones.
Barakat ha indicado que el Ministerio de Educación no puede hacer frente a la aceptación de los niños sirios en las escuelas públicas del país, que ya están saturadas, y ha pedido a la comunidad internacional que ayude a Amán, según ha informado el diario 'The Jordan Times'.
El ministro ha manifestado que todas las opciones están sobre la mesa, pero no ha dado detalles sobre las mismas. Asimismo, ha aclarado que los niños sirios que vivan fuera del campamento no podrán inscribirse tampoco en los centros públicos, a menos que estén registrados en el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).
Este mismo jueves, la ONG Save the Children ha dicho que Zaatari se ha visto desbordado al recibir a miles de personas y necesita recibir más fondos para poder responder a sus necesidades. Según la organización, el número de refugiados que cruzan la frontera desde Siria y llegan a ese campo de refugiados se ha incrementado "drásticamente" en los últimos días. Ante esta situación, las autoridades del campamento se han visto "desbordadas" y no pueden atender las necesidades básicas de los refugiados.
La gran cantidad de personas que han llegado últimamente y la escasez de fondos han dejado a muchas familias sin poder recibir suministros básicos tales como alimentos nutritivos o atención sanitaria, según ha explicado Save the Children ha explicado en un comunicado.
El campo de refugiados de Zata'ari se estableció el mes pasado para acoger a 500 personas, pero ahora viven en él 20.000 personas y está recibiendo hasta 3.300 cada día, según la ONH, que ha precisado que el 65 por ciento de los habitantes son niños y niñas.