Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La campaña a favor del policía que mató al joven negro en Ferguson ha recaudado ya 300.000 dólares

La campaña a favor del agente de Policía Darren Wilson, responsable de la muerte a tiros del menor negro desarmado Michael Brown en circunstancias aún por esclarecer en Ferguson, Missouri, ha recaudado hasta el momento más de 300.000 dólares (más de 226.000 euros) para apoyar al funcionario.
Desde esta campaña aseguran que el dinero servirá para "cubrir los posibles gastos legales y la reubicación y los gastos del agente Darren Wilson y su familia".
La muerte de Brown el 9 de agosto ha provocado una serie de disturbios raciales y protestas de organizaciones de defensa de los derechos civiles que denuncian el tratamiento de las fuerzas de seguridad a los negros, pero los defensores de Wilson argumentan que los medios de comunicación dan una visión sesgada.
"Creemos que esto sólo ha acelerado la destrucción de la comunidad de Ferguson y las regiones vecinas de St. Louis", ha señalado una portavoz de la campaña Apoyemos a Darren Wilson en declaraciones a CNN bajo condición de anonimato.
"No nos vamos a esconder. No vamos a seguir viviendo en el miedo. Planteamos una pregunta: ¿Se puede aspirar a la justicia si los simpatizantes de una de las partes viven con miedo a hablar?", ha argumentado. La portavoz de los simpatizantes de Wilson ha asegurado que ha recibido amenazas contra ella misma y su familia por su postura.
El sábado, cuando se cumplían dos semanas de la muerte de Brown, aproximadamente un centenar de personas se concentraron en apoyo al agente Wilson frente a un bar deportivo donde suelen congregarse los policías, a varios kilómetros al sur de Ferguson.
Los manifestantes, muchos de ellos armados, portaban carteles con consignas como "Inocente hasta que se demuestre lo contrario" o "Queremos a los polis". En la propia concentración se recaudaron otros 10.000 dólares.