Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El candidato afín al Kremlin vence en las presidenciales de Kirguistán

El primer ministro de Kirguistán, Almazbek Atambayev, considerado el candidato apoyado por el Gobierno ruso, se habría impuesto en las elecciones celebradas este domingo en el país centroasiático. En concreto, con el 53 por ciento de los votos escrutado, Atambayev lograría el 65 por ciento de los sufragios, con lo que lograría la elección directa y evitaría una segunda vuelta.
Ninguno de los otros 15 candidatos ha conseguido superar el 15 por ciento de votos, pero dos de ellos, Adajan Madumarov y Kamchibek Tashiyev, podrían haberse convertido en serios rivales de Atambayev en una segunda vuelta, ya que cuentan con mucho apoyo en el sur empobrecido del país. La Comisión Central Electoral ha informado además de que la participación ha sido del 60 por ciento.
La amenaza del fraude electoral y de la violencia pesan sobre los comicios, los primeros tras la revolución que derrocó en abril del año pasado al presidente Kurmanbek Bakiyev. La oposición conservadora del partido Ata Zhurt (Patria) ha advertido de que "millones de personas" saldrán a la calle en el caso de que alguno de los 15.000 observadores detecte una sola irregularidad.
Atambayev, nacido en el norte prorruso, es la principal figura política del reformismo impulsado por la presidenta interina, la ex embajadora del país en Londres y Washington, Rosa Otunbayeba, que ha implantado el primer sistema no presidencialista de Asia Central. Tanto Madumarov como Tashiyev han anunciado que revocarán estos cambios si resultan vencedores.
De hecho, Madumarov, el tercer candidato más votado, ha denunciado irregularidades incluso antes de cerrar los colegios electorales, ya que considera que muchos votantes han sido excluidos del censo electoral.