Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un candidato presidencial ucraniano atestigua que no hay rehenes en el edificio de Luhansk ocupado

El candidato presidencial ucraniano Sergei Tigipko ha visitado la sede de las fuerzas de seguridad de Luhansk que está presuntamente controlada por separatistas prorrusos y ha atestiguado que no solo no tienen a rehenes en su poder, como informó en un primer momento la Policía, sino que en realidad el edificio está en manos de ucranianos descontentos.
"Toda infomación de que existen rusos ahí es falsa. Y tampoco hay rehenes", ha declarado Tigipko este miércoles ante el Parlamento, donde ha añadido que los asaltantes son "gente normal y corriente que quiere ver cambios en el país" y que "están dispuestos a hacer demandas, pero nadie les escucha".
Tigipko, que ayer visitó Luhansk, ha comentado que tiene intención de reunirse próximamente con el presidente en funciones de Ucrania, Oleksander Turchinov, para discutir las demandas de la población del este de Ucrania, tradicionalmente afín a Moscú, según recoge la agencia Interfax Ucrania.
El también parlamentario, que era miembro del Partido de las Regiones del depuesto Viktor Yanukovich, ha asegurado que "son residentes de la región de Luhansk y mostraron sus pasaportes", informa la agencia Ukrinform.
Esta pasada noche, 56 presuntos rehenes abandonaron el edificio tomado en Luhansk. La Policía pasó a identificarles posteriormente como "personas desarmadas" sin dar más detalels.
Después, entre 300 y 400 simpatizantes prorrusos han hecho acto de presencia frente a las puertas de la sede de la Policía para apoyar a los atrincherados y reforzar el perímetro del edificio con nuevas defensas.
Junto a la sede de Luhansk, los prorrusos también controlan la sede del Gobierno regional en Donetsk. El Gobierno ucraniano ha dado en respuesta un ultimátum de 48 horas para que desalojen ambas instalaciones o, de lo contrario, recurrirá al uso de la fuerza.