Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La catástrofe es narrada y fotografiada por miles de personas en las redes sociales de Internet

Apenas unas pocas horas del terremoto que sacudió la tierra el canal 'Citizentube's Channel' de YouTube ya tenía colgados varios videos grabados por aficionados que reproducían de forma cruda a personas caminando desorientados entre la nube de polvo levantada por los edificios caídos. Pasadas las primeras horas, los videos y los testimonios colgados en el portal se multiplicaron. 
"El hecho de que el ciudadano esté con la cámara en mano grabando lo que le rodea ocurre diariamente, pero se internaliza y se hace más evidente cuando pasan cosas de este tipo", señaló a Europa Press la responsable de YouTube en España, María Ferreras, quien se mostró convencida que este tipo de "periodismo ciudadanos" --realizado por reporteros no profesionales-- "enriquece todo el proceso informativo".
Facebook y Twitter fueron otras de las plataformas usadas por los testigos para contar lo sucedido y por el resto de espectadores de la desgracia para coordinar la ayuda u ofrecerse a donar dinero para los afectados. De hecho, en los primeros momentos de la catástrofes, en que la comunicación con la zona era difícil, Twitter se convirtió en un medio de los afectados para contar lo que estaba pasando al momento.
"La gente reza en grupos... otros están buscando a sus familiares... el teléfono no funciona... la electricidad tampoco", escribía un usuario en Twitter poco después de que se produjera el terremoto. En una entrada ofrecía un correo electrónico para las agencias de noticias que estuvieran buscando fotografías sobre la consecuencias del desastre.
No es la primera vez que el denominado 'periodismo ciudadano' demuestra su poder para llegar a aquellos lugares de difícil acceso antes que los medios de comunicación tradicionales. Lo mismo ocurrió en las revueltas de Irán o en el último terremoto que azotó parte de China, según recordó la responsable de YouTube en España, quien destacó la importancia de los ciudadanos de a pie como "fuentes instantáneas y mucho más rápidas" que las tradicionales.
"Aquí se demuestra para que sirve de verdad Internet y la posibilidad que ofrece a toda la gente de poder participar de manera mucho más activa en este tipo de catástrofes", señaló a Europa Press el presidente de la Asociación de Internautas (AI), Víctor Domingo, quien también destacó la importancia de las redes sociales y los blog como "importante complemento" a los medios de comunicación tradicionales. UN MEDIO PARA AYUDAR
Por otro lado, las redes sociales demostraron este miércoles su capacidad como medios para canalizar la ayuda en estas situaciones. Hilos de conversación como 'Help Haiti', en Twitter, se llenaron a lo largo del día de comentarios de miles de personas en distintas lenguas expresando su solidaridad o publicando cuentas en las que donar dinero.
En Facebook, los grupos de apoyo a los damnificados se contaban por cientos y las personas que pedían ayuda o la ofrecían por miles. "Esta es mi madre Andremise Sanon, vive en el número 50 de la calle Oswald Durand en Port-au-Prince, por favor si alguien la ve, que me avise", escribía una persona en la red social poco antes de las 18.00 horas.
El músico Wyclef Jean (ex Fugees), nacido en Croix-des Bouquets (Haití), ha sido uno de los artistas que más rápido ha reaccionado al suceso y en su espacio ya se pueden ver numerosas llamadas para colaborar económicamente con el país. "Por favor, pido a los gobernantes ayuda: hay que declarar el estado de emergencia en Haití", reza un mensaje publicado en su web.
Por su parte, uno de los más populares presentadores de televisión y radio de haití, Carel Pedre, quien en las últimas horas ha publicado diversos 'tweets' mediante los cuales bien ha pedido ayuda, bien han servido para localizar a varias personas o bien han focalizado las zonas más afectadas por el seísmo.
"No solamente es el cambio de información sino también las peticiones de ayuda, Internet permite estar a la gente al borde de la noticia y tener una información más actualizada", recordó Domingo. Además, señaló que no se trata de "sustituir" al periodista profesional por el testigo accidental, ya que, el público necesita de la "credibilidad" de los medios para "contrastar" lo que se publica en Internet.