Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un centenar de niñas son gaseadas con gas venenoso en su escuela de Afganistán

Las niñas intoxicadas comparten cama dentro del hospital donde se encuentran ingresadas. Sus muestras de sangre se han convertido en la única pista sobre un envenenamiento que pudo llevarse a cabo con un insecticida.
Una de las niñas afirma que sintió un olor horrible y "caí inconsciente". Otra de ellas cuenta que "corrimos al patio y allí fue cuando muchas niñas y profesores comenzaron a marearse y a caer al suelo".
No peligra la vida de ninguna de ellas, pero es la tercera intoxicación en una escuela para niñas de Afganistán en menos de un mes.
Todo apunta a los talibanes
Todas las sospechas apuntan a la autoría talibán; que sigue calificando a la mujer como una clase subhumana que no debería recibir ninguna educación.
Bajo su yugo está el ataque con ácido a varias niñas de un colegio de Kandahar el año pasado. También, el asesinato de la jefa de la policía Malalai Kakar, todo un símbolo para un país que no consigue avanzar en los derechos de la mujer.
Hace unas semanas, el presidente firmaba una ley que permitía la violación de la mujer chií dentro del matrimonio. Es la realidad de una sociedad anclada en el pasado, en la que ocho de cada diez mujeres recibe malos tratos regularmente. BQM