Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'chavismo' asegura que el 40% de las firmas para el revocatorio son falsas

El alcalde del municipio de Libertador, el 'chavista' Jorge Rodríguez, ha asegurado que el 40 por ciento de las firmas recogidas por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) para lanzar un referéndum revocatorio contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, son falsas.
Rodríguez, que ejerce de coordinador de la Comisión de Verificación de las Firmas para el Referéndum Revocatorio, ha detallado que, por ejemplo, hay 10.000 firmas que corresponden a personas fallecidas, y otras de personas que no están inscritas en el registro electoral.
El líder oficialista ha reprochado "las maniobras" de "la derecha". "Son tan irresponsables que asumieron que nosotros no revisaríamos esas firmas", ha dicho en una rueda de prensa, subrayando que no ha habido "ningún desmentido".
Rodríguez ha anunciado que solicitarán una revisión integral de las firmas aportadas por la coalición opositora al Consejo Nacional Electoral (CNE) al considerar que se trata de "un proceso fraudulento en todas sus partes", según recoge la prensa local.
Además, ha convocado una manifestación para el miércoles y otra para el sábado para rechazar "las pretensiones injerencistas de la Organización de Estados Americanos" y otras voces internacionales, que han llamado al diálogo para alcanzar una solución pacífica.
"Los asuntos de los venezolanos los resolvemos los venezolanos. Desde 1948, la OEA solamente ha servido para avalar golpes de Estado e invasiones. Más de 40 intervenciones y agresiones a democracias elegidas por el pueblo", ha denunciado.
La MUD ha puesto en marcha una 'hoja de ruta' para expulsar a Maduro del Palacio de Miraflores antes de que expire oficialmente su mandato, en 2019, que incluye un referéndum para que los venezolanos decidan sobre su continuidad en el cargo.
La oposición ha entregado casi dos millones de firmas --frente a las 200.000 necesarias-- para activar la consulta popular y ha protagonizado marchas multitudinarias para exigir al CNE que cumpla estrictamente los plazos.
El motivo de la urgencia es que, si el referéndum revocatorio no se convoca antes del 10 de enero, aunque los venezolanos decidan la salida de Maduro, no habrá elecciones inmediatas porque el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, asumirá el cargo de forma interina hasta 2019.