Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fiscal general asegura que no es 'chavista' y defiende su imparcialidad en la investigación de protestas

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, ha asegurado que no es 'chavista' y ha recordado que su cargo no es designado por el Gobierno sino por la Asamblea Nacional, al tiempo que ha defendido la objetividad e imparcialidad con la que está investigando las protestas antigubernamentales que comenzaron hace casi un mes.
"No milito en ninguna organización política", ha manifestado la fiscal en una entrevista concedida a BBC Mundo, subrayado que "la Constitución me lo prohíbe". "Pero considero que el hombre más humanista que ha existido en el planeta se llama Hugo Chávez", ha afirmado a renglón seguido.
Asimismo, ha defendido la imparcialidad de su cargo y su actuación. "El fiscal general no es designado por el presidente o por una persona particular, sino por toda la Asamblea (Nacional) con la participación del pueblo", ha afirmado. Según Ortega, "el Ministerio Público ha sido objetivo, claro y transparente en sus investigaciones y siempre se ha apegado a lo que señala el ordenamiento jurídico".
En este sentido, ha destacado que hay abiertas en la actualidad "102 investigaciones por presunta violación a los Derechos Humanos" contra efectivos de las fuerzas de seguridad, si bien ha dejado claro que "no es política del Estado venezolano la violación a los Derechos Humanos" sino que se trata de casos individuales.
En lo que se refiere a las protestas, ha negado que haya habido una "caza de brujas" contra los líderes de la oposición. "No es un problema de cacería de brujas, es un problema de justicia de acuerdo a la Constitución y a la ley", ha aseverado, justificando así el arresto de dos alcaldes opositores.
"En un estado de derecho, tú tienes que someterte a lo que establece el ordenamiento jurídico, porque si no el Estado es víctima, y la colectividad también, de las agresiones que puedas ejercer para tratar de deponer al Gobierno por vías no legales", ha defendido, subrayando que "en Venezuela hay mecanismos democráticos para cambiar un gobierno, a través de las elecciones y de la revocatoria del mandato".
Por último, ha descartado que la violencia sea algo crónico en Venezuela y ha considerado que "es (obra) de un grupo minoritario y en algunos municipios del país". "Ahora se ha reducido a dos municipios del país. Ese grupo minoritario de verdad ha logrado trascender las fronteras del país y a nivel mediático impactar, especialmente por las redes sociales", ha reconocido.