Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La chica secuestrada durante 18 años pide perdón a sus padres

Lee fue raptada en la calle y ante los ojos de su padrastro cuando tenía en 11 años, y permaneció en paradero desconocido durante 18 años. El mismo que ahora ha vuelto a encontrarse con ella, y ha percibido el enorme cargo de culpabilidad que pesa sobre Lee. "Ella está muy arrepentida", dijo su padrastro, Carl Probyn. "Ella se siente muy culpable por la vinculación con este hombre".
Los agentes han comunicado que durante ese tiempo la víctima, ahora de 29 años, dio a luz a dos bebés cuya paternidad correspondería supuestamente a alguno de sus secuestradores y son fruto de las interminables violaciones que sufrió la joven. "Tengo hijos", fue lo primero que Lee dijo a su madre, Terry Probyn, cuando se reunieron.
 Caso archivado durante dos décadas
La policía la encontró mientras investigaban otro caso
Las autoridades se pusieron en contacto con la madre de Jaycee Lee, Terry Probyn. El marido de Probyn, Carl, asegura a los medios locales que su esposa le había llamado inmediatamente después de hablar con la joven. "Ella me dijo: 'Han encontrado a Jaycee. Está viva'. En ese momento empezamos a llorar durante dos minutos", dijo Carl Probyn, que aseguró que su mujer está convencida de que se trata de su hija y que "se acuerda de todo", un criterio compartido por la policía. "Estamos un 99 por ciento seguros de que es su hija", indicó Lovell. BQM / IM
 
 Las autoridades han arrestado a dos personas relacionadas con este suceso, Phillip Garrido, de 58 años, y su esposa Nancy, de 55, que se encuentran detenidos bajo una fianza de un millón de dólares por su presunta implicación con el caso. Phillip Garrido cuenta con antecedentes por abusos sexuales y su nombre figura en las listas de violadores del Estado.
La aparición de Lee ha reabierto la investigación sobre lo sucedido desde la tarde de su desaparición en 1991, después de que el caso estuviese archivado como pendiente durante casi dos décadas.
En un registro en la casa de los detenidos, los agentes encontraron una zona oculta en la parte posterior del jardín con tiendas de campaña y algunas edificaciones donde, al parecer, la víctima y sus hijas pasaban la mayor parte del tiempo.
La resolución de este misterio se produjo después de que la policía se topase con Lee mientras realizaban otra investigación, tras charlar con ella se levantaron las primeras sospechas. Los agentes presionaron a Lee quien finalmente reveló su nombre y la invitaron a acudir a la comisaría donde ahora se esperan los resultados de las pruebas de ADN para corroborar su identidad.