Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan dos coches con seis esqueletos desaparecidos hace 40 años

La policía de carretera de Oklahoma ha encontrado por casualidad seis esqueletos humanos en el interior de dos coches en el fondo de un lago. Los restos permanecían ahí desde hace 40 años cuando desaparecieron. Las autoridades esperan resolver dos casos de desapariciones ocurridas en los años 60 y 70 respectivamente.

Los agente de la Patrulla de carreteras probaban una nueva herramienta de rastreo en el lago Foss cuando encontró los dos coches, uno 1969 con tres esqueletos en el interior.
La policía cree que estos restos que podrían corresponderse con tres adolescentes de 16 y 18 años, que desaparecieron el 20 de noviembre 1970 cuando iban a ver un partido de fútbol.
Uno de los jóvenes desaparecidos se había comprado un vehículo similar al encontrado seis día antes de la última vez que se le vio. Los tres adolescentes dijeron que iban a un partido de fútbol, pero en el maletero fueron encontradas varias escopetas de caza.
Gracias al sonar fueron descubierto también otros tres esqueletos dentro de un viejo chevrolet del 50, que no han sido identificados.
Las autoridades especulan que los seis cuerpos encontrados en los coches están relacionados con dos desapariciones que tuvieron lugar en los años 1960 y 1970 y que ahora espera aclarar.
La policía espera identificar en breve los restos para informar a los familiares, según ha publicado la cadena televisiva NBCNews.
Después del hallazgo de los coches con el sonar, la policía organizó una inmersión para sacar los vehículos y los esqueletos que se encontraron en el interior la pasada semana.
Los restos fueron entregados a la oficina del médico forense que espera utilizar el ADN de los familiares sobrevivientes de identificar los esqueletos.
La policía cree que el descubrimiento puede ofrecer alivio a las familias que se han preguntado durante décadas dónde estaba su ser querido.