Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los códigos de la camorra

El jueves se hacía público un vídeo que mostraba cómo la mafia napolitana mataba a un hombre a plena luz del día. Los italianos analizan las imágenes del crimen con unos códigos gestuales desconocidos para quienes no conviven con el mundo de la mafia. 
Reconocen un hombre, a las puertas del local donde se produjo el asesinato, como el cómplice que da al sicario la señal para actuar con una simple mirada al reloj.

El pistolero encuentra un obstáculo, una esta mujer que en su camino rasca un
billete de lotería. Probablemente por eso entra en la cafetería e inmediatamente vuelve sobre sus pasos.

Casi con seguridad llama por su nombre a la víctima, Mariano Bacio, un ladrón de bancos y miembro del clan Misso. Mientras le dispara, hace el gesto de los cuernos con la otra mano. Podría ser una pista sobre el posible motivo de la vendetta. Bacio
podría ser el amante de la mujer de un capo encarcelado.

Italia se pregunta también por la reacción de los viandantes. No se les reprocha su miedo, aunque sí su aparente indiferencia. Nadie quiere ser testigo y convertirse así en el siguiente objetivo. Para la fiscalía, el video es el último recurso para que alguien identifique al asesino.
 
 
EBP