Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En coma por un iPod

Tyler Molloy, un chico de 14 años, se aferra a la vida rodeado de tubos y máquinas en la unidad de cuidados intensivos de un hospital londinense por culpa de un iPod. El adolescente fue golpeado casi hasta la muerte por una pandilla de jóvenes que querían robarle sus pertenencias. Tyler ha permanecido varios días en coma.
"Uno de los peores errores que este Gobierno ha hecho nunca ha sido quitar a los padres el derecho de castigar a sus hijos", dice Jerry Molloy, la madre de Tyler en el diario británico Daily Mail. "Tal vez si hubiera más disciplina y una mejor crianza de los hijos, estos niños no terminan en las pandillas, destruyendo la vida de las personas", afirma.
Según informa el diario británico, Tyler, que vive en la localidad de Clapham, al sur-oeste de Londres, estaba charlando con tres amigas en un parque después de la escuela cuando fueron abordados por diez muchachos de unos 15 años.
Los pandilleros le exigieron sus pertenencias y Tyler les entregó su iPod, su teléfono móvil, su tarjeta bancaria y su chaqueta diciéndoles que no quería problemas. Entonces, según el citado diario, uno de los chicos le dio un puñetazo, dejándolo inconsciente. Mientras yacía en el suelo de la banda en varias ocasiones le dio una patada en el estómago y otra en la cabeza.
Tyler subre una rotura del bazo y otras lesiones internas graves y permanece en la unidad de cuidados intensivos. Su estado es estable.
La policía busca a los autores de la paliza y están tratando el caso como un intento de asesinato. BQM