Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El comandante de Atalanta avisa de que la amenaza pirata persiste pese a caída de ataques

El comandante de Atalanta, la operación de la UE contra la piratería frente a las costas de Somalia y en el Índico, teniente general de la Marina británica Scott Smith, ha advertido este miércoles de que la amenaza de la piratería persiste en la actualidad a pesar de la reducción "significativa" del número de ataques desde el pico registrado en 2011.
"Consideramos que todavía hay una amenaza de que la piratería volverá si no se ataja", ha explicado el comandante de Atalanta en rueda de prensa, preguntado por si defiende la continuidad de la misión europea que fue lanzada en diciembre de 2008 más allá de finales de 2016 cuando expira su actual mandato, aunque ha dejado claro que la decisión de prorrogar o no la misión compete a los Estados miembro de decidir.
"Aunque saludamos la reducción significativa de la piratería en Somalia es importante que la comunidad internacional no se vuelva complaciente ahora", ha avisado.
Así, ha recordado que "los recientes incidentes de veleros capturados cerca de la costa de Somalia por asaltantes desconocidos y otras actividades sospechosas demuestran que todavía existen hombres armados y sus inversores financieros que, si tienen oportunidad, buscarán aprovecharse de la actividad ilegal" y por ello las fuerzas de Atalanta "permanecerán vigilantes".
Un total de 119 piratas han sido condenados desde 2009 de los 155 transferidos por la operación para su posible procesamiento, según datos de la misión.
La operación, que suele contar con entre tres y siete buques de combate dependiendo del periodo, requiere más busques en el periodo entre monzones de mayor riesgo de actividad pirata aunque, de media, cuenta con unos cinco, ha explicado.
España tiene actualmente desplegado en la zona el patrullero Infanta Cristina y el buque de asalto anfibio Galicia para reforzar el dispositivo en el período entre monzones, así como un avión de vigilancia marítima.
El militar británico, que continuará durante el próximo año los contactos con las capitales y las autoridades militares de los Veintiocho para determinar "la mejor respuesta" a los desafíos de seguridad marítimos "más allá de 2016", ha recordado que el punto más álgido de la piratería se alcanzó en enero de 2011 cuando había 736 rehenes y 32 barcos en manos de piratas, que exigían "un gran rescate para su liberación" y ha precisado que en la actualidad permanecen capturados 26 rehenes capturados en 2012 y 17 que creen que fueron capturados el 23 de marzo de 2015.
Preguntado por los recientes ataques a pesqueros iraníes, el jefe de Atalanta ha confirmado que no los incluyen en sus estadísticas porque no se registran ni con la misión europea ni con la Organización Internacional Marítima y no tienen datos de los mismos y además ha destacado que estos ataques suelen tener lugar dentro de las doce millas náuticas de la costa somalí por lo que no clasifican como piratería sino robo armado. "No sabemos cuáles son las motivaciones de estos ataques. (...) Quizá nunca sepamos por qué ocurrieron estos ataques", ha explicado.
En todo caso, ha confirmado que en los últimos meses los buques mercantes con mercancías como ropa o fuel desde han salido o se han dirigido a los países de la UE "han permanecido seguros frente a ataques piratas" y ha acachado la reducción de los ataques tanto a los esfuerzos de la misión Atalanta y de países terceros y las prácticas de autoprotección de la propia industria.
SE RESERVAN DERECHO A REALIZAR MÁS ATAQUES AÉREOS
El comandante de Atalanta ha explicado que se reservan "el derecho" de realizar más ataques aéreos contra infraestructura de los piratas en tierra si necesario y si lo autoriza el Gobierno somalí. "Hemos llevado a cabo un ataque durante nuestra operación actual en tierra en 2012. No hemos llevado a cabo más operaciones así desde entonces, pero nos reservamos el derechos de hacerlo si creemos que es lo correcto y por supuesto con el permiso del Gobierno somalí", algo que se negociaría con Mogadiscio "en el momento" como es "razonable", ha explicado.
También ha subrayado la cooperación con otras misiones de la UE en la zona, entre ellas EUCap Nestor, la operación civil de asesoramiento para formar a las fuerzas navales de los países de la región en torno al Cuerno de África y mejorar su capacidad de proteger sus propias costas de ataques piratas y la misión de formación del Ejército somalí (EUTM Somalia).
La misión, que ya contribuido a proteger la llegada de un millón de toneladas de ayuda del Programa Mundial de Alimentos para Somalia desde su lanzamiento de la misión, también continuará monitorizando las actividades de pesca "no necesariamente ilegales" frente a las costas de Somalia, que fue incorporado al mandato de la operación en 2009, aunque se limita a remitir la información recabada a Bruselas.