Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El máximo comandante de la OTAN descarta un conflicto con Rusia por su refuerzo militar en el flanco este

El nuevo comandante comandante supremo de la OTAN responsable de operaciones (SACEUR), general estadounidense Curtis Scaparrotti, ha descartado este miércoles un conflicto entre la Alianza Atlántica y Rusia por el refuerzo militar del organismo en los países del este tras la intervención rusa en Ucrania.
"Nuestra intención es disuasoria. No creo que habrá un conflicto como resultado de esto", ha explicado en rueda de prensa el general estadounidense al término de la reunión de los jefes de Estado Mayor de la Defensa de los Veintiocho aliados en la sede de la OTAN.
Scaparrotti ha rechazado entrar en números pero ha insistido en que la OTAN debe "cambiar" la estructura de su fuera "para responder a una Rusia más asertiva".
Los ministros de defensa de la OTAN acordaron en febrero un aumento de la presencia militar aliada en el flanco este en respuesta a la intervención rusa en Ucranaia, aunque el número de fuerzas y los países concretos donde se desplegarán todavía están pendientes de concretar de aquí a la cumbre aliada de julio en Varsovia.
Las autoridades militares han recomendado desplegar un batallón a cada uno de los países de los bálticos y Polonia, en total una fuerza multinacional rotacional de "entre 3.000 y 4.000" soldados, han explicado fuentes aliadas.
Tanto la OTAN como Estados Unidos han dejado claro que el refuerzo militar respetará los términos del acuerdo entre la Alianza Atlántica y Rusia de no desplegar cerca de sus fronteras fuerzas de combate "sustanciales", aunque Moscú ya ha avisado de que formará tres nuevas divisiones, de hasta 10.000 efectivos cada una, para responder al refuerzo militar aliado en el este.
El presidente del Comité Militar de la OTAN, el máximo órgano militar de la Alianza Atlántica, general checo Petr Pavel, ha evocado el riesgo de los incidentes como la aproximación peligrosa reciente de cazas rusos a un destructor estadounidense en el mar Báltico aunque ha admitido que "no es una razón para evocar el artículo 5" de la OTAN de defensa colectiva.
Pavel ha reiterado que están "abiertos a la comunicación" con Rusia y ha lamentado que las ofertas que ha hecho para mantener "una comunicación directa" con su contraparte ruso "no han sido respondidas". "Podemos comenzar mañana (a dialogar) porque los canales están abiertos y hemos expresado la voluntad de que haya comunicación muchas veces", ha insistido el general checo, que ha recalcado el interes de los aliados en mantener "cualquier diálogo constructivo" con Rusia, incluido en cuestiones como "la reducción del riesgo".
Por otra parte, ha confirmado que "la mayor parte de los aliados de la OTAN" han avanzado su intención de "mantener el mismo nivel de participación en Afganistán porque creen que las condiciones todavía no se han cumplido para retirarse", al tiempo que ha dejado claro que "la OTAN no planea ninguna operación terrestre en Siria".
Scaparrotti también ha defendido por su parte que la presencia de la OTAN en el Egeo para ayudar a atajar el tráfico ilegal e irregular de inmigrantes "está teniendo un efecto" y ha insistido en que la mayor parte de los datos reflejan que el flujo ha caído, mientras que Pavel ha precisado que los jefes de Estado Mayor de la Defensa de la OTAN no han discutido ampliar su presencia al Mediterráneo Central. "Tenemos que tener en mente que la operación (contra las mafias) de la UE Sophia está en la misma zona del Mediterráneo Central. No queremos mezclar las dos operaciones en una zona. Tenemos que evitar solapamientos", ha dicho.