Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi 500 personas murieron la semana pasada en combates entre rebeldes y el ISIL en Alepo, según el Observatorio

Casi 500 personas murieron la semana pasada durante los combates entre los grupos rebeldes sirios y los milicianos del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) en la provincia de Alepo, en el noroeste de Siria, según la organización activista el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.
Los enfrentamientos armados dejaron un reguero de al menos 482 fallecidos a raíz del recrudecimiento de los combates a partir del 3 de enero que, según la oposición siria en el exilio, se saldó con la victoria de los rebeldes y la recuperación del control de las áreas que antes estaban bajo dominio de la milicia vinculada a Al Qaeda.
Un total de 240 fallecidos pertenecían a diversas facciones moderadas de los rebeldes sirios, algunas adscritas al brazo armado de la oposición, el Ejército Libre Sirio (ELS), 157 eran combatientes del ISIL y 85 eran civiles, de acuerdo con el Observatorio.
Según la versión del ELS, los enfrentamientos armados estallaron tras la muerte, a manos de un grupo de milicianos del ISIL, de un doctor de Alepo que atendía a civiles y rebeldes heridos.
En esa provincia operan diversas milicias islamistas cuyos combatientes se desvincularon el año pasado del ELS, que ha mantenido un perfil más moderado. Además del ISIL, el Frente al Nusra también ha protagonizado fuertes combates con otras facciones moderadas y el propio ELS en Alepo.
Tanto el ISIL como el Frente al Nusra se nutren, asimismo, de 'yihadistas' procedentes del norte de África y de Oriente Próximo para luchar contra las fuerzas de seguridad de Bashar al Assad.
La fragmentación de las fuerzas rebeldes y la irrupción de los combatientes islamistas ha socavado la credibilidad de la Coalición Nacional de Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS), la principal organización opositora, en el ámbito internacional, lo que ha derivado en la paralización del suministro de "ayuda letal" a los rebeldes por parte de sus principales valedores occidentales.