Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Se come a su compañero de celda

Nicolas Cocaign, de 30 años, se enfrenta a la pena de cadena perpetua si es declarado culpable del asesinato de Thierry Baudry en 2007. Los fiscales han relatado que acuchilló a su compañero de celda con unas tijeras y después lo asfixió con una bolsa de plástico. Acto seguido abrió su abdomen, le quitó una costilla y le sacó parte de pulmón, que había confundido con el corazón, para comérselo. 
El caníbal, antes de la celebración del juicio, le había dicho a los investigadores que su deseo era comerse el corazón para hacerse con su alma. "He hecho pedido ayuda varias veces, diciendo que era un hombre que podía ser peligroso. Tomé medidas, y luego me tomaron en serio", ha dicho a la corte.
El tribunal también escuchó un resumen de la vida Cocaign, desde su adopción a los tres años a su juventud despreocupada y sus problemas con la ley. Cocaign estaba cumpliendo condena por un intento de violación cuando mató a Baudry.  EBP