Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una comisión del Senado cita al exjefe de campaña de Trump para que aclare las relaciones con Rusia

La Comisión de Justicia del Senado de Estados Unidos ha citado formalmente a Paul Manafort, antiguo jefe de campaña de Donald Trump, para que dé su versión de los contactos mantenidos con representantes rusos durante los meses previos a las elecciones de noviembre de 2016.
Manafort ha logrado evitar la citación de la Comisión de Inteligencia tras reunirse este martes con sus miembros y "responder a las preguntas completamente", en palabras del portavoz de este grupo, Jason Maloni. Una fuente citada por el portal de noticias Politico ha explicado que fue el equipo de Manafort quien solicitó la reunión, que podría no ser la última.
Sin embargo, la Comisión de Justicia ha emitido una citación para el miércoles, después de que no lograse cerrar un acuerdo con el antiguo jefe de campaña de Trump para que ofreciese "voluntariamente" una entrevista transcrita. No obstante, la senadora demócrata Dianne Feinstein confía en que sea Manafort quien finalmente acuerde testificar.
Manafort fue uno de los participantes en la reunión mantenida con una abogada rusa en la Torre Trump en junio de 2016. El encuentro, al que también asistieron el hijo mayor del presidente, Donald Trump Jr., y su yerno y asesor, Jared Kushner, ha reavivado la polémica sobre la posible injerencia de Moscú en favor del candidato republicano.
Kushner ha acudido este martes por segundo día consecutivo al Congreso para dar su versión de los hechos, si bien públicamente ha defendido que en ningún momento conspiró con Rusia para favorecer a su suegro. El primogénito del presidente también ha negado irregularidades, si bien ha admitido que el cebo para verse con la abogada fue una supuesta información comprometedora sobre Clinton.