Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comisión especial del Senado recomienda celebrar un juicio político contra Rousseff

El relator de la comisión especial del Senado que se encarga de analizar la petición de 'impeachment' contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha recomendado celebrar un juicio político contra la líder izquierdista, alineándose así con la Cámara de Diputados.
"Consideramos que los hechos criminales están debidamente descritos, con indicios suficientes de autoría y materialidad, y que hay cumplimiento de los presupuestos formales, quedando por tanto cubiertos los requisitos exigidos por la ley para que la denunciada responda al proceso de 'impeachment'", ha dicho el relator, Antonio Anastasia.
Una vez fijada la posición de Anastasia, la comisión especial escuchará el jueves al Abogado General de la Unión, José Eduardo Cardozo, que ejerce la defensa legal de Rousseff, y el viernes votará a favor o en contra del 'impeachment'.
Está previsto que la próxima semana el pleno del Senado celebre una votación para apoyar o rechazar el dictamen de la comisión especial, en una decisión que será definitiva. Para que el 'impeachment' prospere deberá contar con el voto favorable de al menos 41 senadores.
En este escenario, Rousseff quedaría cesada temporalmente y su vicepresidente, Michel Temer --también amenazado por un 'impeachment' por autorizar créditos públicos sin el consentimiento del Congreso--, asumiría el cargo de forma interina.
Tras una investigación de un máximo de 180 días, se celebraría un juicio político en el Senado dirigido por el presidente del Tribunal Supremo. Si dos tercios de los senadores (54), habiendo un quórum de 42, respaldan la destitución, ésta será definitiva.
Rousseff se enfrenta al 'impeachment' por autorizar un aumento del gasto público en plena campaña para la reelección sin recabar antes el consentimiento del Parlamento. La mandataria denuncia que es víctima de un "golpe" encubierto.