Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comisión considera que el exlíder de Maldivas no cayó por un golpe de Estado

La Comisión Nacional de Investigaciones ha dictaminado que la caída del anterior presidente de Maldivas, Mohamed Nasheed, ocurrida el pasado mes de febrero, no se debió a un golpe de Estado.
"El cambio en la Presidencia de la República de las Maldivas el pasado 7 de febrero fue legal y constitucional", ha asegurado la Comisión Nacional de Investigaciones en un informe. "La renuncia de Nasheed (al poder) fue voluntaria y libre y no fue propiciada por ningún tipo de acto de coacción o intimidación", ha añadido.
Nasheed cedió su cargo al actual presidente, y entonces vicepresidente, Mohammed Waheed Hassan Manik, a causa de los disturbios protagonizados por los partidarios del predecesor de Nasheed, Maumoon Abdul Gayoom, derrotado en las primeras elecciones democráticas del país en 2008. Por aquel entonces, Nasheed denunció haber sido víctima de un "golpe de Estado" y acusó a su sucesor de estar "al tanto" de la conspiración.
Nasheed ha pedido a sus adeptos que ocupen las calles para derrocar al Gobierno y los ciudadanos han mostrado su compromiso manifestándose desde el miércoles y se espera que este jueves continúen las protestas.
Mientras, la Policía ha afirmado que no permitirían disturbios y ha pedido a la población que se aleje de las manifestaciones organizadas.
La República de las Maldivas ha sido durante casi nueve siglos un sultanato antes de convertirse en protectorado británico. En el año 2008 se celebraron las primeras elecciones democráticas y fue cuando Nasheed derrotó a Abdul Gayoom, que llevaba 30 años en el poder y fue acusado de ser un dictador.