Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comunidad internacional mantendrá su apoyo en Afganistán a "largo plazo"

Los principales actores de la comunidad internacional han reiterado en Bucarest su compromiso de apoyar a Afganistán "a largo plazo". Hasta 40 estados han llegado a este acuerdo, al margen de la cumbre de la OTAN, para impedir que el extremismo integrista de los talibán y el terrorismo de Al Qaeda recuperen el control en ese país asiático.
Los miembros y no miembros de la OTAN, que aportan tropas y apoyo financiero a ese esfuerzo internacional, han recordado su continuidad en la misión militar, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo el mando de la OTAN, que se basa en un mandato de la ONU. Los 40 han subrayado que "la seguridad euro-atlántica e internacional están ligadas a la estabilidad y el futuro de Afganistán".
El documento que han acordado, "Visión estratégica de la ISAF", explicar a la opinión pública por qué están desplegadas en ese país las tropas internacionales -47.000 hombres y mujeres-, qué resultados están alcanzando y cuáles son sus objetivos finales. Puesto que cada vez más países sufren presiones de la ciudadanía por las bajas de sus tropas en esta lucha.
Por ésta causa, el Gobierno de Canadá había amenazado con retirarse del sur de Afganistán, la zona más conflictiva del país, si no recibía más apoyo en la lucha contra los talibanes. Con la promesa de una decena de países, sobre todo de Francia, de aportar soldados adicionales, el primer ministro canadiense, Stephen Harper, ha señalado que se dan las condiciones para prolongar su presencia en Afganistán.