Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un condenado a muerte pide ser ejecutado por un pelotón de fusilamiento

Ronnie Lee Gardner, junto a su abogado en el juzgado de Salt Lake City, Utah. Foto: APtelecinco.es
Según informa el periódico británico Daily Mail, un juez del estado de Utah ha accedido a la solicitud de un condenado a muerte que pidió ser ejecutado ante un pelotón de fusilamiento. "Prefiero el pelotón de fusilamiento, por favor", señaló Ronnie Lee Gardner cuando el juez Robin Reese planteó durante una audiencia en Salt Lake City las dos opciones que tenía el condenado para morir, ya que había agotado los recursos judiciales para librarse del castigo.

Gardner, de 49 años, fue condenado a muerte por asesinar a un abogado hace 25 años durante un tiroteo librado en los tribunales de Salt Lake City. En los 35 estados de EEUU donde se aplica la pena de muerte, el método es el de la inyección letal, pero en Utah los condenados pueden optar por el fusilamiento, si así lo desean. Pero desde que la pena de muerte fue restablecida por el Tribunal Supremo de EEUU en 1976, en Utah sólo dos condenados han sido ajusticiados por un pelotón de fusilamiento integrado por cinco tiradores.

Fuentes judiciales han indicado que el fusilamiento está previsto para el 18 de junio de este año. Los abogados de la defensa han anunciado después de la audiencia, que se llevó a cabo bajo fuertes medidas de seguridad, que apelarán el castigo, pero no han revelado con qué argumentos defenderán su posición. En principio, habían considerado que fusilar a Gardner después de 25 años de haber cometido su delito, sería un castigo cruel.
Lo que parece claro es el final que va correr el reo. Contra este se han producido ya manifestaciones, curiosamente las del padre del abogado que este asesinó, Michael Burdell, y la de la que era la novia del fallecido en aquel momento. "Michael no hubiera querido que su suerte fuera esta, no creía en este tipo de procedimientos. Estuvo en Vietnam y aun así se negó a portar un arma. Si tan solo hubiera sido herido y viviera, incluso lo habría defendido".