Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un condenado a muerte ofrece donar sus órganos a cambio de clemencia

El 65 % de los órganos para trasplantes el año pasado en China procedían de prisioneros ejecutados, según el China Daily.telecinco.es
¿Acto desesperado o generosidad? Un condenado a muerte chino ha ofrecido donar sus órganos a cambio de clemencia. El hombre fue sentenciado por un Tribunal Popular a la pena capital acusado de violación y robo, según el periódico 'China Daily'.
Jiang Benhua, de 22 años, presentó una solicitud para donar sus órganos el pasado junio, meses después de ser sentenciado.
El caso ha vuelto a abrir el debate en China sobre el elevado número de prisioneros ejecutados cuyos órganos son empleados para trasplantes. De acuerdo con las estadísticas que publica el diario el 65 % de los órganos para trasplantes el año pasado en China procedían de prisioneros ejecutados.
"Dada la demanda debido en gran parte a la falta de donantes de órganos, no hay razón para negar a los presos condenados a muerte la posibilidad de que donen sus órganos", dijo Li Ning, director del Hospital Youan de Pekín.
Las cifras oficiales señalan que en la actualidad más de un millón de sus ciudadanos están en lista de espera para un trasplante, y sólo un uno por ciento consigue el órgano que necesita.
El Gobierno chino lanzó en 2007 una nueva ley que prohibía el tráfico de órganos, aunque la actual legislación también limita las donaciones legales entre personas vivas a familiares consanguíneos.
El viceministro de Salud, Huang Jiefu, aseguró que China sigue siendo el único país en el mundo donde los condenados a muerte son una importante fuente de donantes.
Sin embargo, intelectuales como Jia Yu, profesor de universidad, subrayan que la práctica debe ser eliminada por completo ya que este tipo de presos se encuentran en una situación en la "que no pueden garantizar la buena disposición a donar por benevolencia".
El gigante asiático es el país donde más sentencias de muerte se dictan al año, con 1.067 ejecuciones, pero la cifra real se sitúa por encima de las 8.000, según han filtrado los propios legisladores chinos.
Los trasplantes de órganos, prácticamente inexistentes en China hasta 2001, aumentaron a partir de esa fecha hasta una cifra de más de 40.000 hasta 2005.