Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las conversaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur finalizan sin "acuerdos específicos"

Las conversaciones militares de alto nivel entre Corea del Norte y Corea del Sur han terminado este miércoles sin "acuerdos específicos" debido a las "diferencias entre ambas partes".
El encuentro, propuesto por Pyongyang, tenía como objetivo acercar posiciones y relajar la tensión que enfrenta a los dos países por el control de la frontera marítima Occidental aunque, según ha explicado el ministro de Defensa de Corea del Sur, Kim Min Seok, no ha sido posible. Los dos países ya mantuvieron una reunión similar en diciembre de 2007.
Las cinco horas de conversaciones han concluido sin ningún acuerdo significativo "debido a las diferencias entre las dos partes". "A pesar de estar muy preocupados por las conversaciones y de su voluntad de mejorar las relaciones bilaterales, las dos partes han fracasado en acortar las diferencias que provocaron el encuentro y han terminado sin acuerdos específicos", ha señalado Kim, en declaraciones citadas por la agencia de noticias surcoreana Yonhap.
Pyongtang, representada por el director de la Oficina General de Reconocimiento, Kim Yong Chol, ha pedido al Sur "que prohíba a sus barcos entrar en las zonas de la frontera marítima entre las dos Coreas, que no permitan a los grupos civiles lanzar panfletos de propaganda e impida la difusión de calumnias, incluidas las de la prensa".
Por su parte, el viceministro de Política de Defensa Nacional, Ryu Je Seung, en representación de Seúl, ha instado al Norte que respete la frontera de facto del mar Amarillo, que no está reconocida por Pyongyang, y ha incidido en que "un Gobierno democrático no puede controlar a los grupos civiles y a los medios".
Tanto Corea del Norte como Corea del Sur decidieron celebrar las conversaciones a puerta cerrada. Corea del Sur no se ha pronunciado en todo el día ni ha confirmado los comentarios que se han ido filtrando. "Las dos partes acordaron por adelantado no hacer públicas las conversaciones", ha recordado Kim.