Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Me corté el brazo y haría cualquier otra cosa para sobrevivir"

"Me corté el brazo y sí, haría cualquier otra cosa para sobrevivir", ha declarado el propio Metz tras el suceso. 
Su brazo quedó atrapado bajo un horno doméstico al intentar repararlo en el sótano de su casa. La ayuda no llegó hasta pasados tres días, ya que el hombre vivía sólo y nadie se percató de lo ocurrido.
Así, Jonathan tuvo que aguantar bebiendo del agua de la propia máquina y soportando el intenso dolor en su brazo. No debió ser una decisión fácil pero cuando su brazo comenzó a oler a podrido entendió que se trataba de su brazo o su vida.
Cuando los servicios de emergencia se personaron en su apartamento en Hartford, Connecticut, encontraron a Metz en una auténtica agonía con su brazo afectado por gangrena. El hombre había intentado cortarse el brazo, pero un nervio impidió la completa amputación.
"La gente se sorprendería de lo que uno es capaz de hacer en situaciones difíciles" comenta el propio Metz que se encuentra ingresado en el hospital a la espera de recibir una prótesis para su brazo. EPF