Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La costa este de EEUU trata de volver a la normalidad tras la gran nevada

El Central Park sufre la fuerte nevada de 'Jonas'telecinco.es

La costa este de EEUU trata de volver a la calma y al orden tras el paso de 'Jonas', una gran tormenta de nieve que ha dejado una treintena de muertos y ha paralizado por completo las ajetreada vida de las ciudades. 

En Washington, donde 'Jonas' ha dejado hasta 74 centímetros de nieve acumulada en algunas zonas, las calles y avenidas siguen cubiertas de un manto blanco a la espera de que las máquinas quitanieves y los vecinos empiecen a despejarlas. Su alcaldesa, Murierl Bowser, ha advertido este lunes de que aún tienen "varios días" de limpieza por delante, por lo que ha pedido a los ciudadanos que, en la medida de lo posible, se queden en casa. "Es importante saber que las calles aún son peligrosas", ha dicho.
Para cumplir con el mandato, los empleados federales con funciones no esenciales podrán trabajar desde sus casas, mientras que la gran mayoría de los colegios siguen cerrados, de acuerdo con lo informado por los medios de comunicación locales. Sin embargo, para aquellos que no tengan más remedio que desplazarse, el servicio de metro sigue activo y ofrece billetes gratis para incentivar su uso. A lo largo del fin de semana ha batido récords con más de 730.000 viajes de media.
'Jonas' se ceba con Nueva York
En Nueva York, 'Jonas' se ha convertido en una de las mayores tormentas de nieve de la historia, con unos 68 centímetros, dejando a los neoyorquinos prácticamente aislados durante el fin de semana, si bien, a esta hora parece que la situación ya se ha normalizado. "Hicimos el mejor llamamiento que pudimos con las previsiones que teníamos", ha dicho el gobernador estatal, Andrew Cuomo, en declaraciones a CNN. "A los neoyorquinos no les gusta ser molestados: si no hubiera caído esa cantidad de nieve, hoy me hubieran colgado", ha bromeado.
Gracias a la previsión de las autoridades los trabajos funcionan con normalidad, incluida la bolsa, y los colegios han reabierto sus puertas. "El alcalde (Bill de Blasio) dijo que las escuelas abrirían y no quiero que se pierda un día", ha contado Luis Molina, vecino neoyorquino de 56 años. Las infraestructuras de la ciudad funcionan correctamente, estándo la mayoría de los túneles y puentes que conectan con la ciudad abiertos. Además, los transportes públicos también funcionan con normalidad, siendo la única excepción las vías de comunicación con Long Island, que continúan restringidas.