Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La creación de nuevos basureros desata la lucha en Nápoles

Algunos de los manifestantes resultaron heridos en los enfrentamientos. Vídeo: Atlastelecinco.es
Los enfrentamientos se registraron en el barrio de Chiaiano, uno de los lugares donde podría abrirse un vertedero. Cientos de ciudadanos bloquearon la carretera que lleva hasta la posible ubicación de la descarga. Los manifestantes tiraron piedras contra la Policía e incendiaron un autobús público, lo que dio lugar a la reacción de los agentes del orden.
La batalla se saldó con nueve personas con contusiones, tres detenidos y otras tantas personas denunciadas. Los problemas comenzaron tras conocerse que son diez los lugares localizados como posible ubicación de vertederos, para hacer frente al problema de los miles de toneladas de basuras que se acumulan en las carreteras y calles de la región de Campania.
El presidente de la República, Giorgio Napolitano, firmó el viernes el decreto ley aprobado el pasado miércoles con urgencia por el primer Consejo de Ministros del Gobierno de Silvio Berlusconi. El lugar exacto de los vertederos se conocerán sólo cuando sea publicado en la Gaceta Oficial del Estado.
El ministro del Interior, Roberto Maroni, señaló que "eran previsibles reacciones de este tipo", en relación a las protestas de Chiaiano, pero agregó que sirve "los intereses de todos poner fin a esta verdadera tragedia nacional" de las basuras.
El jefe de Protección Civil de Italia, Guido Bertolaso, explicó durante la semana en una rueda de prensa que la situación en la región es "crítica". El decreto ley aprobado por el Consejo de Ministros prevé que los vertederos e incineradores sean consideraros "zonas de interés estratégico nacional" y estarán protegidos por el Ejército. CGS