Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una banda criminal se hace con el control de un pequeño pueblo de Santa Fe y escapa con más de 250.000 pesos

Cuatro miembros de una banda criminal se han hecho este viernes con el control de Bernardo de Irigoyen, un pequeño pueblo agrícola de la provincia argentina de Santa Fe, después de meter en los calabozos a los dos policías que custodiaban la zona, y han escapado con más de 250.000 pesos (más de 14.800 euros, unos 16.000 dólares) que robaron en un banco, en una oficina de Correo y a un juez.
Los delincuentes huyeron en un vehículo, pero fueron interceptados por una patrulla policial y se inició un tiroteo. Los asaltantes acabaron volcando en la ruta provincial número 11, a la altura de la localidad de Coronda, y uno de ellos falleció. Los otros tres delincuentes han logrado huir en otro vehículo y aún permanecen fugados.
Así lo ha confirmado el secretario de Seguridad santafesino, Omar Pereyra, a la agencia de noticias estatal 'Télam'. El suceso comenzó a primera hora de la mañana, en torno a las 8.30 horas (hora local), cuando los cuatro hombres entraron en el pueblo en un Peugeot 206 de color gris y se dirigieron a la comisaría local, asaltando a los dos policías de guardia, que acabaron encerrados en un calabozo.
Sin vigilancia policial, los criminales fueron a las oficinas del juez de Paz de Bernardo de Irigoyen, a la sucursal local del Banco de Santa Fe --una oficina de cobro de impuestos-- y a la oficina de Correos. Varias personas resultaron heridas por las agresiones de los asaltantes, que iban armados.
Las autoridades locales están convencidas de que los delincuentes tenían por objetivo el camión blindado que debía ir por la mañana al Correo Argentino con el dinero para el pago de jubilaciones, cuya llegada se demoró, tal y como agrega el citado medio de comunicación. Sin embargo, huyeron antes con un botín de más de 14.800 euros.
"Estamos buscando en los pueblos de alrededor, montamos un operativo cerrojo y dimos aviso a la Policía de Córdoba", ha explicado Pereyra, quien ha añadido que el asaltante que falleció en la huida --oriundo de la localidad bonaerense de José León Suárez-- había recibido "cuatro balazos" por parte de la Policía.