Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La crisis adereza los disturbios del 1 de mayo de 2009

Berlín y Hamburgo han sido escenario de manifestaciones espontáneas que han terminado en graves enfrentamientos con la policía. Varias decenas de jóvenes, en su mayoría pertenecientes a la izquierda radical y muchos de ellos en estado de embriaguez, han sido detenidos en el curso de estas algaradas.
2.000 efectivos policiales estaban preparados para actuar en esta noche de Walpurgis (víspera del 1 de mayo), en la que 29 agentes han resultado heridos. Además, los violentos han destrozado escaparates, bancos e incendiado varios contenedores de basura.
En Turquía también se han vivido momentos de tensión cuando un grupo de personas se han enfrentado a los antidisturbios durante una marcha de protesta. Los agentes se han visto obligados a dispersar a los manifestantes para evitar que se concentrasen en una céntrica plaza de Estambul.
Más pacífico pinta el paisaje en Grecia. Allí, el problema son las huelgas de transporte que paralizan aeropuertos, amarran barcos, y preparan a los antidisturbios del país para posibles disturbios tras las marchas ya programadas.