Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El declive de la economía americana desde la llegada de Bush al poder

El aumento del pago hipotecarion en 2007 en EE.UU. arrastró a la caída del mercado internacional. Foto: AP.telecinco.es
Pese a sus duros comienzos, Bush tenía un plan organizado consistente en: programas de pensiones, educación y religión, una negativa al Plan de Kioto, un aumento en la producción de petróleo y electricidad y la construcción de centrales nucleares.

Pero entonces ocurrió el fatídico 11-S y el presidente decidió cambiar su estrategia y centrarse en conseguir mayores poderes y recursos para consolidar una política antiterrorista. Mientras, el déficit iba en aumento.

Como consecuencia de esta decisión, el primer período fiscal del gobierno de Bush registró un déficit de 157.800 millones de dólares. Pese a esto, su popularidad iba en aumento, con un 80% de aceptación entre los estadounidenses.

El sector más afectado: el empleo

Tras las invasiones a Afganistán e Irak, Bush trató de reactivar la economía bajando los impuestos. Estos únicamente ocasionaron que el déficit aumentará hasta los 475.000 millones de dólares en 2004.

El empleo fue el sector más afectado como consecuencia de las decisiones económicas y políticas del presidente. De hecho, desde que Bush asumió la presidencia en 2001 el país ha perdido más de tres millones de puestos de trabajo.

Millonario rescate financiero

Como colofón a estos ocho años de legislatura, en los dos últimos Bush ha tenido que enfrentare a la peor crisis desde el 'Crack del 29', al aumentar en 2007 el impago hipotecario. Esto ha llevado a Estados Unidos a una gran crisis económica y como súper potencia ha arrastrado al resto de países.
Las intervenciones de las dos mayores compañías hipotecarias, 'Fannie Mae' y 'Freddie Mac', conllevaron la caída del banco 'Lehman Brothers' y la venta de Merrill Lynch lo que acabó provocando el hundimiento internacional de las bolsas.

Para intentar salir de la crisis, Bush propuso un rescate financiero con un coste de 700.000 millones de dólares, que fue aprobado el 2 de octubre por el Senado. Para intentar refundar el capitalismo, Bush anunció una cumbre el 15 de noviembre de 2008 a la que acudieron el G-8 y el G-20. Esta concluyó con el compromiso de los participantes de reformar y fortalecer los mercados financieros.