Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado de EEUU pospone la votación sobre la intervención militar en Siria

El líder de la mayoría demócrata del Senado de Estados Unidos, Harry Reid, ha pospuesto la votación que estaba prevista para este miércoles para autorizar al Gobierno de Barack Obama a intervenir militarmente en Siria en respuesta al supuesto uso de armas químicas por parte del régimen de Bashar al Assad.
Reid ha explicado que no va a iniciar los trámites legislativos para que el pleno Senado inicie el debate y vote este miércoles sobre la intervención militar en Siria. El representante de Nevada ha revelado que ha consultado su decisión con Obama y los líderes del Congreso.
Fuentes demócratas en el Senado han sostenido que la propuesta rusa de poner el arsenal químico del régimen de Al Assad bajo custodia internacional ha sido "el principal factor" para que Reid haya decidido retrasar la votación.
"Los senadores quieren ver cómo se desarrollan los acontecimientos antes de comprometerse con un calendario (para sacar adelante la autorización al Gobierno)", ha dicho una de las fuentes a la cadena estadounidense NBC.
Hace una semana el Comité de Relaciones Exteriores del Senado aprobó una resolución autorizando al Gobierno a intervenir militarmente en Siria hasta un máximo de 90 días sin tropas sobre el terreno y con la obligación de presentar una solución política al conflicto.
Estaba previsto que el pleno del Senado discutiera y votara este borrador a lo largo de esta semana para después conciliar su postura con la de la Cámara de Representantes, que debe llevar a cabo el mismo proceso legislativo.
POSTURA REPUBLICANA
En contra de la postura demócrata encarnada por Reid, los senadores republicanos John McCain y Lindsey Graham han instado al Congreso a autorizar la intervención militar para presionar a Siria, de modo que ponga efectivamente su arsenal químico bajo supervisión internacional.
"Debe quedar claro que solo la amenaza de una acción militar contra las armas químicas de Al Assad hará posible que el régimen sirio ceda el control de las mismas. Por ello, el Congreso debería continuar con sus planes y autorizar el uso de la fuerza. Los últimos acontecimientos deben llevarnos a votar 'sí'", han dicho en un comunicado.
Además, han propuesto introducir "inmediatamente" una resolución en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con "términos exactos" sobre cómo debe llevarse a cabo la entrega del arsenal químico sirio y sobre las "consecuencias" de no cumplirla.
"Y lo más importante, esta resolución debe presentarse ante el Consejo de Seguridad como una oferta de 'lo tomas o lo dejas' en una semana, o correremos el riesgo de que Rusia y Siria usen esta estrategia para ganar tiempo y seguir masacrando inocentes", han subrayado.
LA RETÓRICA DE KERRY
En realidad, la propuesta ha partido del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, que, interrogado por la prensa durante su visita a Londres si había alguna forma de evitar la intervención militar, ha señalado a la supervisión internacional del arsenal químico sirio.
"Claro. Podría entregar todas sus armas químicas a la comunidad internacional en una semana, pero (Siria) no va a hacerlo y no se puede hacer", ha dicho, aunque horas después ha matizado que hablaba de forma retórica.
No obstante, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha hecho suya la idea y ha propuesto formalmente a Siria que entregue sus armas químicas a la comunidad internacional, para garantizar que no sean usadas en el marco de la guerra civil que vive el país.
"Siria da la bienvenida a la iniciativa rusa, motivada por su preocupación por las vidas de sus ciudadanos y por su confianza en la sabiduría del liderazgo ruso, que está intentando evitar una agresión estadounidense", ha dicho el ministro de Exteriores, Walid al Muallem.
Reino Unido ha recibido esta idea con escepticismo, confiando en que no sea una "táctica dilatoria", mientras que Francia la ha considerado "aceptable" aunque ha impuesto tres condiciones: que se haga al amparo del Consejo de Seguridad, que implique la destrucción del arsenal químico sirio y que los ataques químicos llevados a cabo no queden impunes.
ATAQUE QUÍMICO
Las alarmas saltaron el pasado 21 de agosto, cuando las tropas gubernamentales lanzaron un ataque químico sobre Damasco dejando cientos de muertos y miles de afectado, según han denunciado activistas y opositores.
Este supuesto ataque químico activó el engranaje de la política internacional permitiendo que, tras meses de espera, finalmente un grupo de expertos de Naciones Unidas llegara a Siria para investigar estas denuncias sobre el terreno.
El Gobierno sirio ha dado su visto bueno, permitiendo el acceso irrestricto de los expertos de la ONU a todo el territorio, a pesar de que hasta ahora se había negado a que investigaran también las denuncias de la oposición.
El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha pedido calma a la comunidad internacional para permitir que los inspectores completen su trabajo. El grupo de expertos abandonó territorio sirio hace una semana y se espera que presente sus conclusiones en los próximos días.