Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez ordena que se desconecte a la mujer embarazada que permanecía en estado de muerte cerebral desde noviembre

Un juez del estado de Texas ha dictaminado este viernes que se desconecte de la máquina de respiración artificial a la mujer embarazada de catorce que permanece en estado de muerte cerebral en el hospital John Peter Smith desde finales de noviembre, en un caso que ha generado una gran controversia a nivel nacional.
En concreto, el juez del distrito sur del condado de Tarrant, R.H. Wallace, ha ordenado al hospital que declaren la defunción de Marlise Muñoz, de 33 años, y le desconecten de la máquina el próximo lunes a las 17.00 hora local (medianoche del martes hora peninsular española).
Muñoz, de origen hispano, permanece desde el pasado 26 de noviembre conectada a una máquina que le mantiene con vida después de que se derrumbara a causa de la formación de un coágulo de sangre en un pulmón, según ha informado el diario estadounidense 'The New York Times'.
Su esposo, Erick Muñoz de 26 años, su madre y su padre han afirmado que el hospital les ha trasladado que la mujer se encuentra clínicamente muerta, razón por la que han pedido a los doctores que la desconecten de los respiradores. Marlise les habría urgido a hacerlo en caso de que alguna vez se encontrara en esta tesitura.
Los doctores se negaron, amparándose en una ley estatal que les coarta de retirar "el tratamiento de sustento de vida" a una paciente embarazada. "Este es trágico y un caso muy difícil", ha admitido el juez, tras atender a las alegaciones de los médicos y los familiares.
El juez se ha pronunciado a favor de la familia al tener en cuenta el diagnóstico de muerte clínica que han realizado los médicos de este hospital de Texas. Los abogados del centro médico han indicado que la ley se ha aplicado correctamente.