Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un desequilibrado trata de entrar en la planta del hospital donde está ingresado Berlusconi

Un joven que, según las primeras pesquisas, podría padecer problemas mentales intentó entrar en la misma planta donde está ingresado Silvio Berlusconi. El hombre de 26 años llegó a las 2.00 de la madrugada al hospital San Raffaele de Milán y fue bloqueado cuando trataba de acceder a la zona donde se encuentra hospitalizado el primer ministro italiano, después de la agresión sufrida el pasado domingo.
Según informó la Jefatura Superior de Policía de Milán, el sospechoso originario de Turín (norte de Italia), dejó su coche en los aparcamientos del hospital e intentó entrar en la séptima planta.
Las fuerzas del orden condujeron al joven a la comisaría y le registraron, mientras repetía "quería saludar al presidente, quería saludar al presidente". En su coche hallaron varios bastones de hockey  y dos cuchillos de cocina , según detallaron los medios locales.
Al margen de esta intromisión sin consecuencias, Berlusconi pasó su tercera noche en el hospital, con tranquilidad. El primer ministro se mantiene hospitalizado a causa de los fuertes dolores de cabeza y molestias en el cuello que está sufriendo, según refirió el subsecretario del Gobierno, Paolo Bonaiuti.
Los médicos le visitarán este miércoles y en principio se espera que le den el alta esta misma tarde, aunque todo depende de los resultados de esta última visita.
Berlusconi fue golpeado en la cara por una réplica en miniatura de la catedral de Milán, que le arrojó Marco Tartaglia, de 42 años y sometido a tratamiento por problemas mentales, tras un mitin en la Plaza del Duomo de Milán el pasado domingo.