Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La justicia europea desestima el recurso de Reino Unido para paralizar la tasa Tobin en 11 países

Los Estados participantes, lejos del acuerdo que Guindos anunció para mayo
El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha desestimado este miércoles el recurso de Reino Unido contra la decisión por la que se autorizó a once Estados miembros -entre ellos España, Alemania, Francia e Italia- a poner en marcha una tasa a las transacciones financieras internacionales. El fallo estima que las alegaciones de Londres se refieren a la forma que tendrá la tasa, sobre lo que todavía no hay acuerdo.
Londres alegaba en su demanda que la adopción de la denominada tasa Tobin por parte de estos 11 países "produce efectos extraterritoriales" e "impondrá gastos a los Estados miembros no participantes". De hecho, los Estados miembros participantes decidieron iniciar una cooperación reforzada para sortear el veto de Reino Unido, pero todavía siguen negociando sobre la definición de la tasa.
En su sentencia de este miércoles, el Tribunal de Justicia constata que la decisión impugnada por Londres, adoptada por el Ecofin en enero de 2013, "se limita a autorizar el establecimiento de una cooperación reforzada, sin contener ningún elemento sustancial sobre la propia tasa". Los elementos de la futura tasa que rebate Reino Unido "no son en modo alguno elementos constitutivos de la decisión impugnada" y sólo están en las propuestas de la Comisión, que todavía no han sido aprobadas.
"En estas circunstancias, el Tribunal de Justicia considera que las dos alegaciones del Reino Unido se refieren a elementos de una eventual tasa a las transacciones financieras y no a la autorización de establecer una cooperación reforzada, de modo que no cabe acogerlas y el recurso debe desestimarse", concluye el fallo.
El comisario de Fiscalidad, Algirdas Semeta, ha celebrado el fallo del Tribunal de Justicia y ha dicho que espera que dé "un ímpetu añadido a los 11 Estados miembros en sus negociaciones sobre la tasa a las transacciones financieras". Semeta ha sostenido que la propuesta de la Comisión "no tendrá ningún impacto negativo en los Estados miembros que no participan".
La tasa a las transacciones financieras volverá a discutirse en el Ecofin del próximo martes 6 de mayo, pero los 11 países participantes todavía están lejos del acuerdo que el ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció el pasado 2 de abril en Atenas, según han informado este miércoles fuentes diplomáticas.
Los ministros de los 11 países - España, Alemania, Francia, Italia, Portugal, Grecia, Eslovenia, Austria, Bélgica, Estonia, Eslovaquia- expondrán durante el Ecofin al resto de Estados miembros el estado de las negociaciones e intentarán hacer pública una declaración conjunta, a tiempo para las elecciones a la Eurocámara del 25 de mayo, en la que detallen los puntos sobre los que ya hay consenso.
Sin embargo, todavía no hay consenso sobre el contenido de esta declaración, aunque tampoco un "desacuerdo frontal" entre los 11 países, de acuerdo con las fuentes consultadas. Las delegaciones participantes coinciden en acelerar el calendario -aunque no está claro que se vayan a fijar plazos- y en introducir la tasa por etapas, aunque todavía no hay acuerdo sobre lo que hay que gravar primero.
Guindos explicó en Atenas que la tasa sólo se aplicaría en un primer momento a las transacciones en acciones, tanto en el mercado al contado como en el mercado de derivados. Además, dijo que había acuerdo en que las transacciones se gravarían de acuerdo con el principio del lugar de emisión, con algunas excepciones en las que se aplicaría el principio del lugar de residencia.
Bruselas calcula que la tasa aplicada en 11 países permitiría recaudar, si se aplicara a todos los instrumentos, entre 30.000 y 35.000 millones de euros al año, de los cuales alrededor de 5.000 millones en España. El objetivo de esta iniciativa es reducir las operaciones especulativas y hacer que la banca contribuya de forma equitativa a los ingresos públicos.