Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una web anuncia la detención del cineasta iraní Jafar Panahi, ganador de la Palma de Oro

Una fotografía de archivo fechada el 18 de febrero de 2010 muestra al director cinematográfico iraní Jafar Panahi con el Oso de plata que ganó en la 56 edición del Festival Internacional de cine de Berlín (Alemania) por su película "Offside". EFE/Archivotelecinco.es
El director de cine iraní Jafar Panahi, ganador de la Palma de Oro en Venecia y uno de los artistas iraníes que habían expresado su apoyo a la oposición reformista, fue detenido anoche por efectivos de los cuerpos de Seguridad.
Según informa hoy la página web "Kalame.org", afín la líder del movimiento opositor verde Mir Husein Musaví, varios agentes vestidos de paisano irrumpieron en casa del cineasta y le detuvieron junto a su esposa, Mahnaz Mohamadi, su hija y otras 15 personas que se habían reunido en su domicilio.
Además, registraron la vivienda, y se incautaron de su ordenador y de otras pertenencias antes de llevárselo a un lugar desconocido, explica la fuente, que cita el relato de uno de sus hijos.
La información no ha sido confirmada ni desmentida por las autoridades, ni aparece reflejada en la prensa estatal.
Panahi, que había expresado su apoyó público a Musaví durante las polémicas elecciones del pasado 12 de junio, había sido invitado este año a participar en la Berlinale pero no pudo acudir debido a que las autoridades iraníes le negaron el permiso para viajar a la capital alemana.
Ganador de la Palma de Oro en el Festival de Venecia en el año 2000 por su obra intimista el "El Círculo", está considerado uno de los directores de cine más importantes de Irán y uno de los de mayor proyección exterior.
El cineasta de 49 años ya había sido detenido el pasado verano tras asistir al funeral de Neda Agha Sultán, una joven asesinada mientras asistía con su padre a una de las manifestaciones de protesta postelectorales.
Irán está sumido en la peor crisis de su historia reciente desde que el pasado junio cientos de miles de personas se echaran a la calle para protestar contra la reelección del presidente, Mahmud Ahmadineyad, que la oposición considera fruto de un "fraude masivo".
Desde entonces, la movilizaciones de los opositores no han cesado pese a la violenta represión y persecución policial.
Miles de personas han sido detenidas en los últimos meses en todo el país y más de un centenar han sido condenados a la cárcel e incluso a la pena capital, entre ellos ex miembros del anterior gobierno, figuras de la oposición y periodistas.