Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos cien detenidos en Jerusalén horas después de la reapertura de la Explanada de las Mezquitas

Al menos un centenar de palestinos han sido detenidos y otros 94 han resultado heridos esta pasada noche en las inmediaciones de la Explanada de las Mezquitas, en la ciudad vieja de Jerusalén Este, pocas horas después de que Israel decidiera reabrir por completo el complejo dos semanas después de decretar su cierre.
Si bien 79 de los detenidos ya han sido puestos en libertad, otros 21 han comparecido esta mañana ante la magistratura de Jerusalén tras pasar la noche en el centro de detención ruso de la ciudad, según ha informado el presidente del Comité Palestino para Asuntos de Prisioneros, Issa Qaraqe, al medio palestino Maan.
La Policía israelí ha confirmado que los incidentes comenzaron cuando un grupo de "docenas de jóvenes se atrincheraron en la Explanada a pesar de que habían recibido órdenes de desalojarla después de las oraciones del jueves, como siempre ha pasado", según la portavoz de la Policía israelí, Luba al Samri.
Los jóvenes también ignoraron las peticiones de desalojo formuladas por los responsables del fondo islámico Waqf, que supervisa la Explanada. "Se negaron a eso y a una última advertencia de la Policía, momento en el que los agentes decidieron entrar", ha dicho la portavoz.
La Media Luna Roja Palestina ha informado de que al menos 94 personas han tenido que recibir atención médica por heridas de balas de goma e inhalación de gases lacrimógenos.
En respuesta, Israel ha enviado policías adicionales a Jerusalén este viernes y ha vetado el acceso a la mezquita de Al Aqsa, en la Explanada de las Mezquitas, a los menores de 50 años, en anticipo de nuevas protestas.
La tensión en torno al recinto se ha mantenido durante las dos últimas semanas, con enfrentamientos esporádicos, después de que dos guardias israelíes murieran en un ataque el pasado 14 de julio, empujando a las autoridades israelíes a instalar detectores de metales en la entrada del complejo y un subsiguiente boicot de los musulmanes.
En medio de una gran presión diplomática, Israel retiró los detectores de metales pero la tensión se mantuvo hasta que este jueves se decidió retirar también las cámaras de vigilancia y las barreras metálicas instaladas. Aunque el gesto fue bien acogido en el mundo árabe, la afluencia de miles de fieles a la mezquita volvió a desatar enfrentamientos.