Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La lluvia y los truenos no detienen a los manifestantes en Hong Kong

Protestas en Hong KongReuters

Miles de manifestantes pro democracia han desafiado a la lluvia y se han volcado en masa a las calles de Hong Kong, intensificando la presión sobre el gobierno local alineado con Pekín que ha calificado de ilegal la protesta y ha asegurado que seguirá adelante con los festejos del Día Nacional de China.

Al cumplirse el sexto día de una campaña masiva decidida a ocupar partes de la ciudad y expresar la ira popular por la decisión del Gobierno chino de limitar las alternativas de los votantes en las elecciones previstas para 2017, había pocas señales de un decaimiento en la energía de los manifestantes.
Esto ocurría pese al temor a que la policía use la fuerza para dispersar a la multitud, que consiguió paralizar grandes áreas de este centro financiero asiático, afectando a todo tipo de negocios, desde bancos a joyerías.
Truenos, relámpagos y lluvias torrenciales no fueron capaces de enfriar el ánimo de los manifestantes, que buscaron refugio bajo pasajes techados mientras los policías con impermeables y sombreros miraban pasivamente desde cerca.
Graves disturbios y cargas policiales
Durante el fin de semana, agentes anti disturbios usaron gases lacrimógenos, espray de pimienta y bastones para intentar controlar la protesta, pero desde entonces las tensiones han amainado en ambos bandos, que por el momento parecen optar por la espera.
Las protestas se extendieron a Tsim Sha Tsui, una de las zonas comerciales más populares de la ciudad para los ciudadanos de China continental, que normalmente estarían comprando en masa durante el feriado que conmemora la fundación de la República Popular China en 1949 por parte del Partido Comunista.
Sin embargo, desde bien temprano, cientos de manifestantes daban vueltas en torno a las tiendas de lujo y levantaban barricadas anticipándose a posibles enfrentamientos. Como en la mayor parte de Hong Kong, la presencia policial era escasa.
"Por la libertad"
M. Lau, un jubilado de 56 años, aseguró que ya salió a protestar en las calles de Hong Kong en la década de 1980 y quería volver a hacerlo en señal de solidaridad con un movimiento que ha sido liderado por estudiantes y activistas más veteranos.
"Nuestros padres y abuelos vinieron a Hong Kong por la libertad y el imperio de la ley. Esto es para conservar nuestro sistema legal de 160 años para la siguiente generación", dijo.
China gobierna Hong Kong con la fórmula de "un país, dos sistemas", que da cierta autonomía y libertades a la ex colonia británica que no existen en China continental, con el sufragio universal establecido como un objetivo eventual.
Pero cuando Pekín decidió hace un mes que vetaría a los candidatos que quisieran competir por alcanzar la jefatura de Hong Kong, los manifestantes reaccionaron con ira y exigieron la dimisión del jefe ejecutivo del territorio, Leung Chun-ying.
Protesta liderada por estudiantes
Los líderes estudiantiles dieron a Leung un ultimátum para que se dirigiera a la multitud antes de la medianoche del martes, amenazando con ocupar más instalaciones gubernamentales, edificios y vías públicas si no hacía caso.
Leung no cumplió, pero aseguró que Pekín no cederá ante las protestas. También afirmó que la policía de Hong Kong puede mantener la seguridad sin la ayuda de tropas del Ejército de Liberación Popular chino.
Líderes del Partido Comunista en Pekín temen que las demandas de democracia se extiendan al continente, y están censurando agresivamente en las redes sociales las noticias y los comentarios sobre la crisis en Hong Kong.