Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez dictamina que las musulmanas deberán quitarse el burka al prestar declaración

Un juez británico ha dictaminado que las mujeres musulmanas podrán asistir a los juicios con un velo que les cubra toda la cara --un burka o niqab-- aunque deberán descubrirse para prestar declaración, según ha informado este lunes la cadena británica BBC.
Esta decisión ha tenido lugar después de que una mujer musulmana de 22 años que debía acudir a juicio por intimidar a un testigo se negase a quitarse el niqab --velo que sólo deja al descubierto los ojos-- argumentando que no podía mostrar su cara delante de ningún hombre.
La sentencia del juez ha dictaminado que si la mujer, que empezó a llevar velo en mayo de 2012, se niega a cumplir con esta decisión durante el juicio podría ser encarcelada por desacato. También ha asegurado que se podría ofrecer a la mujer un biombo para protegerla de la vista del público mientras presta declaración pero que el juez, el jurado y los abogados deberían verla.
En la sentencia, el juez Murphy ha afirmado que "la capacidad del jurado para ver a la acusada para valorar las pruebas es crucial". En referencia a la mujer el juez ha asegurado que "no hay ninguna razón para dudar de sus creencias" y que su decisión hubiese sido la misma si hubiese llevado el niqab durante años. También ha indicado que "pronto el Parlamento o un tribunal superior proporcionarán una respuesta definitiva en este asunto"
El juez también ha asegurado que "si los jueces en casos distintos en sitios distintos tomasen diferentes enfoques --respecto al niqab-- el resultado sería la anarquía judicial". En una situación anterior en Reino Unido, la disputa se resolvió solicitando a la mujer musulmana que se retirase el velo en privado delante de una agente de Policía.
Por su parte la juez de la mujer, Susan Meek, ha defendido que el derecho de su defendida a expresar su fe a través de su vestimenta podría ser vulnerado si se le ordena quitarse el velo. La abogada ha afirmado que tras esta sentencia "considerarían las opciones" de apelar contra la decisión.