Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 28 diluyen las restricciones a la venta y posesión de armas peligrosas que pide Bruselas

Los ministros de Interior de la Unión Europea han acordado este viernes una serie de excepciones al control reforzado sobre el comercio de armas peligrosas que propuso Bruselas tras los atentados de París, que en la práctica permitirá, por ejemplo, que coleccionistas o quienes practican el tiro deportivo sigan comprando o manipulando armas semiautomáticas.
"En algunos Estados miembros, la legislación sobre armas de fuego se basa en la tradición y hemos sido capaces de lograr un equilibrio entre la seguridad de los ciudadanos y las prácticas en cada Estado miembro", ha anunciado el ministro de Seguridad y Justicia holandés y presidente de turno de la UE, Ard van der Steur.
Los Veintiocho tendrán que iniciar ahora las negociaciones con el Parlamento Europeo para pactar la nueva normativa que actualice la que se aplica desde 1991.
La Comisión Europea propuso días después del 13N medidas más estrictas para su control y trazabilidad, incluido un veto al comercio para uso privado de categorías consideradas "muy peligrosas", como las armas semiautomáticas, y la prohibición "total" de compraventa de armas de fuego a través de Internet.
Bruselas explicó entonces que entre sus prioridades estaba impedir que determinadas armas, como los Kalashnikov empleados por los yihadistas el 13N París, pudieran ser adquiridas por particulares. Y pidió que los coleccionistas de armas fueran sometidos a este control reforzado, del que están exentos en la actualidad.
Sin embargo, el enfoque que proponen los Estados en las negociaciones establece una amplia gama de excepciones que diluyen los límites y que harán que se siga permitiendo la compra de armas a través de la red o que no sea obligatorio que un comprador supere un examen médico antes de realizar la compra de estas armas.
FRANCIA VALORA EL CONSENSO
Francia, principal promotor del endurecimiento de estas reglas para acabar con el mercado negro al que acceden los terroristas, ha valorado el consenso a Veintiocho como un paso que permitirá mejorar la seguridad de los ciudadanos.
El ministro de Interior galo, Bernard Cazeneuve, ha subrayado que se amplía el campo de aplicación de la legislación para que cubra la actividad de los coleccionistas y que se prohíben las armas semiautomáticas "más peligrosas".
También ha destacado que los cambios que defienden los Veintiocho permitirá un marco reforzado para la compraventa de armas a través de Internet, pese a que la posición de los Estados miembros no va tan lejos como pedía Bruselas, partidaria de "prohibir completamente" el mercado en la red.
"Es verdad que algunos Estados miembros no están muy contentos con esta directiva, pero la mayoría lo ha acordado", ha admitido el comisario de Interior e Inmigración, Dimitris Avramopoulos, quien ha recordado que quedan "meses" de negociación con el Parlamento Europeo y ha confiado en que las conversaciones culminen en un acuerdo "sólido".
TRES PAÍSES EN CONTRA
En la discusión a Veintiocho, sólo tres países han expresado su rechazo a la posición pactada de cara a las negociaciones con la Eurocámara: Luxemburgo, por considerar que es "poco ambiciosa", y República Checa y Polonia, por verla demasiado restrictiva, según han indicado fuentes europeas.
Días antes, un alto funcionario europeo había advertido de que el planteamiento de los Estados miembros "diluye" las aspiraciones de Bruselas, porque incluye tantas excepciones que la modificación legislativa "no aporta gran cosa" con respecto a las exigencias actuales.
"Queremos reforzar las reglas y dejar el menor espacio posible para excepciones que puedan aprovechar los criminales", ha asegurado el comisario tras confirmarse la posición consensuada.
En una línea similar se ha expresado el ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, quien ha admitido que el enfoque de los 28 "no responde cien por cien" a las aspiraciones de España, con una de las legislaciones más restrictivas de la UE en materia de posesión y venta de armas y municiones.
"Con la libre circulación, los terroristas saben qué países son más estrictos y cuáles lo son menos, tenemos que tener una legislación lo más homogénea posible", ha declarado Fernández Díaz a la prensa en Luxemburgo.
"Vamos a intentar que sea nuestro modelo el que se establezca con carácter general", ha indicado Fernández Díaz, que ha subrayado que la nueva norma "todavía no está aprobada" y debe cerrarse con el Parlamento Europeo.
El titular de Interior ha recalcado que sea cual sea el resultado a nivel europeo, España no va a "rebajar el nivel de exigencia", que le ha convertido en "país de referencia" en el control de armas.