Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un diputado sirio, primer candidato oficial a las elecciones presidenciales

Un diputado sirio miembro de la oposición autorizada por el régimen de Bashar al Assad se ha convertido este miércoles en la primera persona que presenta formalmente su candidatura a las elecciones presidenciales del próximo 3 de junio, a las que previsiblemente también concurrirá el actual mandatario.
El Tribunal Constitucional, responsable de supervisar el proceso, declaró el martes abierto el periodo de inscripciones. Los candidatos tienen hasta el 1 de mayo para postularse.
Al Assad aún no ha anunciado si se presentará pero su entorno y sus principales respaldos internacionales, Rusia y el partido-milicia chií libanés Hezbolá, lo dan por hecho, e incluso ya han quedado patentes preparativos de su candidatura en algunas zonas.
El primer candidato en entregar formalmente la documentación al Constitucional ha sido el diputado Maher Abdel Hafiz Hajjar, miembro de la oposición parlamentaria, según ha anunciado este miércoles el presidente del Parlamento, Mohamad Jihad al Laham, informa la agencia oficial SANA.
Las normas establecidas en la ley parecen hechas a medida de Al Assad y apenas dejan margen de maniobra para la oposición. Así, un candidato debe tener al menos 40 años y contar únicamente con pasaporte sirio. Sus padres y su pareja, además, deben tener esta nacionalidad.
El aspirante deberá haber vivido de forma ininterrumpida en Siria durante los últimos diez años y contar con el respaldo de al menos 35 parlamentarios, aspectos ambos que tumban una hipotética iniciativa de la actual oposición política. Los diputados sólo podrán dar su aval a un candidato.
CONTRA LAS INJERENCIAS
La comunidad internacional ha condenado la decisión del Gobierno sirio de convocar elecciones en pleno conflicto y sin garantías de que pueda votar todo el país, con millones de personas desplazadas de sus hogares y los rebeldes controlando numerosas zonas.
Un portavoz del Ministerio de Exteriores de Siria ha defendido, en declaraciones a SANA, el derecho de Damasco a convocar las elecciones. "Si estos países, en especial los occidentales, se jactan de ser los campeones de la democracia, la libertad y la transparencia, tienen que escuchar lo que digan los sirios y lo que elijan en las urnas", ha apostillado.
El portavoz también ha alegado que el fracaso de las conversaciones de Ginebra no se debe a la postura del régimen de Al Assad o a los inminentes comicios, sino a la decisión de la ONU de tomar partido en favor de la oposición armada y de los países que envían armas a estos "terroristas".